martes, 30 de agosto de 2016

Préstamos rápidos para la vuelta al cole

La llaman “la cuesta de septiembre” porque se hace tan dura como “la de enero”. El fin del periodo estival se caracteriza por una serie de factores que fomentan los apuros económicos.

Por un lado, las vacaciones de verano suelen suponer el incremento de gastos ocasionados por los viajes de placer, actividades deportivas o turísticas o cualquier otro motivo de ocio propio de la época. En el caso de los autónomos, también está ligado con una merma de los ingresos debido a un parón de la actividad profesional con el objeto de descansar y recuperar las fuerzas.

Por otro lado, llega la vuelta de los más pequeños al colegio y todo lo que ello representa en cuanto a gastos académicos y costes relacionados.

De acuerdo con la Confederación de Consumidores y Usuarios, el 60% de las familias consideran que el regreso al colegio de los niños implica un gasto promedio de entre 300 euros y 700 euros, si bien en algunos casos –el 14%- dicha cifra puede llegar a elevarse hasta los 1.000 euros.

Después de los gastos acumulados durante el verano, no es de extrañar que muchos hogares se encuentren faltos de liquidez y sin la posibilidad de estirar más el crédito ofrecido por sus tarjetas. Los préstamos personales tradicionales suelen requerir unos trámites relativamente molestos y, además, el plazo de concesión y tramitación puede demorarse durante varios días o incluso algunas semanas; esto, por supuesto, asumiendo que sea posible solicitar un préstamo personal. Muchas personas no disponen del apoyo de su banco, especialmente si ya están comprometidos con algún otro préstamo como el de la hipoteca de la primera vivienda.

En esas circunstancias, pueden no quedar muchas alternativas para reunir el dinero suficiente con el costear los gastos que supone el regreso de nuestros hijos al colegio. Existe la posibilidad de conseguir préstamos rápidos gratuitos, que no aplican ningún interés ni comisión si es la primera vez que se solicitan. Se trata de promociones para atraer nuevos clientes y que pueden resultar muy ventajosas para un caso puntual.

Sea como fuere, antes de recurrir a esta opción, es conveniente haber sondeado todas las alternativas que estén a nuestro alcance, como pudiera ser un préstamo por parte de un familiar o amigo, o bien el adelanto de la nómina por parte de nuestro empleador.


Dado que los créditos rápidos son especialmente costosos en comparación con un préstamo personal, es conveniente hacer un cálculo lo más exacto posible del importe que vamos a necesitar. De esa manera, evitaremos pedir más dinero del necesario y reducir así los intereses a pagar al final del proceso. Éstos son algunos de los gastos más habituales, los cuales dependen también de la edad del escolar:

Matrícula académicaLibros escolares.

Material académico.

Uniforme y prendas deportivas oficiales.

Comedor escolar.

Actividades extraescolares.

Alojamiento en residencia estudiantil.

No todos los créditos rápidos son iguales ni cobran los mismos intereses. Entre las opciones más rápidas pero también las menos económicas figuran los microcréditos, los cuales son concedidos en apenas unos minutos. Estas opciones están más bien indicadas para cantidades más bien reducidas, como las que hemos mencionado al comienzo de este artículo.

No obstante, debe tenerse en cuenta que, si bien el dinero llega a nuestra cuenta en apenas unos minutos, los plazos de devolución también son muy reducidos. Estamos hablando de periodos de entre 7 y 30 días, salvo algunas raras excepciones en las que se permite la devolución pasados 60 días desde la recepción del dinero.

Dadas las circunstancias indicadas aquí arriba, los microcréditos sólo deben emplearse cuando, efectivamente, el importe que necesitamos es relativamente bajo y tenemos previsto disponer de la liquidez suficiente en un periodo inferior a un mes; es decir, cobraremos la nómina o tendremos un ingreso en breve.

Como hemos comentado anteriormente, entre los microcréditos que mejor se adaptan a este contexto, son aquellos que ofrecen un primer crédito gratuito. De esa manera, es posible salir del aprieto de forma muy rápida y sin tener que llegar a pagar ni un céntimo en concepto de intereses:

Creditomas: Ofrece un primer crédito por un valor de 200 euros.

Vivus: El primer crédito de Vivus alcanza los 300 euros.

Necesito Dinero: Ofrece un primer crédito por un valor de 400 euros, si bien el plazo de devolución es de apenas 10 días.

Dispon: Ofrece también un crédito de hasta 400 euros.

Dineo: Finalmente, Dineo es la entidad que ofrece un mayor crédito gratuito a 30 días. Alcanza los 500 euros.

Cualquiera de estas alternativas, puede ser la solución perfecta para una familia con un pequeño problema de liquidez temporal.Créditos rápidos para costes de más envergadura o plazos de devolución más holgados

Es posible que las circunstancias propias de nuestra familia impliquen unos gastos superiores a la media. Las familias con varios hijos pueden encontrarse con una factura que se acerque o supere los 1.000 euros y las subvenciones públicas no siempre son suficientes. El mejor consejo para estos casos es ser lo más previsores posibles. No obstante, si se diera la circunstancia de que se necesite un crédito rápido, las opciones expuestas anteriormente no serán de mucha ayuda. Se requiere un crédito por una cantidad mayor.

Por otro lado, también es posible que se requiera un plazo más extenso de tiempo para proceder a la devolución del importe solicitado.

La principal ventaja en estos casos es que el interés a pagar es más reducido que el de los microcréditos. Todavía estaremos pagando una TAE superior a la de los préstamos personales pero, sin duda, más baja que los créditos más reducidos del mercado. En estos casos podemos optar por las siguientes entidades.

Creditomóvil: Ofrece hasta 700 euros a devolver en un periodo de 45 días.

Savso: Ofrece 900 euros a devolver en un total de 26 semanas.

MoneyMan: Concede un máximo de 1.200 euros a devolver en 4 meses.

Hapicredito: Alcanza los 3.000 euros, los cuales se pueden devolver hasta en 36 meses.

Todas las opciones indicadas en este artículo constituyen excelentes créditos rápidos para la vuelta al cole de nuestros hijos y pueden ser la solución perfecta para evitar pasar más apuros