martes, 24 de junio de 2014

Técnicas para leer más rápido y entender lo que lees

Muchas veces hemos querido leer más rápido de lo habitual, para terminar de leer todos los libros que dejamos pendientes o simplemente por falta de tiempo, es por eso que me pareció interesante compartir este tema en el blog y espero que practiquen las estas técnicas  porque sinceramente a mí me ha funcionado.



1. Elimina la subvocalización

La subvocalización consiste en repetir mentalmente aquello que vamos leyendo. Es un acto reflejo natural que hace todo el mundo al leer y que hace que no leamos todo lo rápido que podríamos. Cuesta eliminar la subvocalización porque es algo que tenemos muy arraigado, Si  se consigue eliminar este hábito, la lectura será más rápida.

2. Saltos entre grupos de palabras

El segundo consejo consiste en no leer las frases palabra por palabra. Se trata de hacer pequeños saltos con la vista al leer las frases y agrupar mentalmente pequeños grupos de entre 2 y 3 (o 4) palabras. Este es el consejo más complicado de llevar a cabo, pero como el anterior, únicamente requiere de práctica.

3. Utiliza una guía

Siempre nos han dicho que no hay que seguir la lectura con el dedo… Ahora te propongo que hagas algo parecido: utiliza el dedo, un bolígrafo o una regla para señalar las palabras que vas leyendo. Este consejo junto a los dos anteriores hace que vayas mucho más rápido leyendo.

4. No releer

releemos de forma inconsciente por dos motivos: unas veces porque no prestamos toda la atención que deberíamos mientras leemos, y otras veces porque sabemos que si no nos enteramos de lo que leemos no pasa nada, volvemos atrás y lo volvemos a leer. Si intentamos de forma consciente estar concentrados al 100% en la lectura y evitar releer, veremos cómo ganamos muchísimo más tiempo y por consiguiente leeremos más rápido.

 la intuición para según qué cosas no es una buena guía, por lo que te recomiendo leer la página de un libro con tu método de lectura habitual y cronometrarte, luego vuélvela a leer utilizando estos trucos y cronométrate también para ver la diferencia. Así sabrás si consigues leer más rápido tendrás la certeza de que lo has logrado y no la intuición, que algunas veces nos hace ver lo que no es.