sábado, 14 de junio de 2014

MI EXPERIENCIA EN LA FERIA… COMO EN LOS VIEJOS TIEMPOS

Todos los años he ido con mi familia (mi padre, mi madre y mi hermana) pero este año mi papá me sorprendió preguntándome si quería ir con ellos, solamente él, mi madre y yo, y bueno, le dije que sí. Además de que obviamente tenía que ir por que el profesor de Redacción y estilo nos había asignado la tarea de escribir en este blog.
Llegamos a la feria, mi padre fue a comprar las entradas mientras mi madre y yo esperábamos en la entrada... Como era día entre semana y tipo 7 de la noche no había mucha gente. Entramos y lo primero que me sorprendió fueron esas letras en el piso escritas con pintura blanca, que nos llevaban como por un sendero hacia el pabellón donde comenzaba la feria.
Finalmente llegamos a la entrada y comenzamos a ver estand por estand, en uno de ellos me encontré con un compañero de mi misma clase, lo saludé y charlamos un buen rato.
Pero el recorrido seguía y yo tenía que verlos todos... En lo que íbamos caminando con mis padres ellos se acercaron a ver unos libros mientras yo agarré uno cualquiera, el más pequeño, corto y blanco libro y cuando leí estaba en inglés. Me sorprendió que en una feria de Santa Cruz (cuya lengua nativa es el español) esté ese libro escrito en inglés. Comencé a leer y decía todo lo que pasaba con el gobierno actual, más que todo sobre la realidad boliviana. Me gustó mucho leerlo, pero cuando volqué a la última página me di cuenta de que el libro tenía dos caras, una en inglés (cabalmente la primera que leí) y la segunda era en español. Me causó tanta gracia porque tuve que leerlo en inglés si atrás estaba en español, fue muy divertido pero me agradó saber que haya este tipo de formato, por así decirlo, ya que si algún extranjero viniese a la feria él también podría leerlo sin problema alguno.
Casi terminando el recorrido del primer pabellón me encontré con el estand de un libro que había leído cuando tenía  10  años. Este estand cada año sacaba un nuevo libro de su saga literaria, me hizo recordar cuando iba con mis padres, ellos siempre me sacaban foto en ese estand y como siempre tenía la misma decoración. Que yo recuerde siempre estaba la escritora del libro: una señora muy elegante y educada que siempre nos atendía... pero este año no había. Me pregunto por qué no fue o que le habrá pasado...
Saliendo del primer pabellón nos encontramos con las “Pipoks Chriss” y una jatata en la cual vendían anticucho de pollo y de res. No se veía muy limpio el lugar, pero como yo no me hago problema por las apariencias buscamos un mesa y nos sentamos. Se veía muy rico y cuando di el primer bocado... Efectivamente era rico, ¡delicioso!
Terminamos de comer y seguimos el recorrido, cuando dimos la vuelta nos encontramos con Creppes de france, pizzería El horno caliente y otros más que no me acuerdo, no sabíamos que había tanta variedad de comidas pero ya habíamos comido... así que pasamos de largo directo al pabellón juvenil.
Ya no teníamos mucho tiempo así que debimos apurarnos para ver aquel pabellón. En el trayecto hacia este vimos que habían salas de cine, escenarios para teatro, lo cual fue bueno para el público porque podían disfrutar que cosas diferentes a las de una feria.
Y luego pasamos al ultimo pabellón donde en la entrada había un gran libro abierto con unas cuantas letras colgadas del techo, encima del libro. A su izquierda se encontraba una casa barroca con un lindo balcón en el cual habían libros dentro de la casa, mientras que a la derecha del libro se encontraban los stand de las universidades. Desde lejos pude ver el estand de mi universidad “UPSA”, se veía muy moderno y con muchos jóvenes ahí de la misma universidad.
Cuando nos dimos cuenta ya había acabo el recorrido, entonces salimos de este ultimo pabellón rumbo a nuestra casa… ¡me agradó recordar como cuando iba con mis papas en los viejos tiempos!