martes, 10 de junio de 2014

Libro Vs. Película

Últimamente, por no decir en la ultima década, los libros que alcanzaron obtener un “best seller” han sido llevados a la pantalla grande.
Desde el lanzamiento y el éxito de “Harry Potter”, la mayoría de los escritores tienen la misma meta: conseguir que sus libros sean tan espectaculares, como para que sean llevados al cine. No todos los escritores escriben por eso, pero para algunos es un gran sueño.
En los 80 ya se hacían este tipo de “ traslados" del papel a la pantalla, pero ha sido hasta ahora, que hemos visto tantas películas de libros adolescentes acumuladas. Eso debería haber sido una buena cosa, ya que se complace a los lectores reflejando lo que imaginaron en una película, pero lastimosamente, el resultado del 'traslado' ha cambiado.
Lo bueno de “Harry Potter” es que los libros son buenos, y las adaptaciones bastante interesantes (y fieles al libro) para que tanto adultos como niños lo disfrutaran. Mi generación ha crecido con esta saga y es de las mejores junto con “El señor de los anillos”.
Luego aparece “Crepúsculo”, una saga de vampiros que al igual que “Harry Potter” causó furor tanto en adultos como niños. Pero fue un mal movimiento trasladar los libros a la gran pantalla. Hicieron dinero sí, pero le dieron un empujón a la gente para que se volviera ignorante.
Cuando se estrenó esta película, muchas fans solo iban por los protagonistas (masculinos mayormente) y otras por calificar la adaptación, ya que realmente les gustaban los libros. Al salir de la sala de cine, las lectoras estaban enfadadas y las fans de Robert Pattinson, encantadas. 

No hace mucho también salió “Hermosas Criaturas” y el simple hecho de que fuera un romance , tenía puntos en contra para la audiencia ya que pensaban que sería al estilo “ Crepúsculo”. Pero no fue solo eso lo que lo llevó al fracaso: no fue fiel al libro. Esta característica para mi es seguir con acontecimientos de las páginas, saltar algún capitulo sin nada muy relevante, y sin saltarse las partes fundamentales y favoritas del lector. El final es la clave, porque es lo último que ve el espectador antes de irse y es lo que marca la diferencia, a veces.

“Percy Jackson” es otro ejemplo de libro-pasado-al-cine que tampoco triunfó por su falta de fidelidad al libro.
Pensarán que a partir de esos libros hay más pasados a la pantalla que fueron un fracaso y que se desviaban de la historia del libro, pues no. Luego de un tiempo aparece “Los juegos del hambre”, es una de las mejores sagas y que ha tenido muy buena respuesta de parte de los espectadores. Debido a esto, los escritores se empeñan en convertir su libro debut en algo como lo que escribió Suzanne Collins. Y es el caso de Verónica Roth con “Divergente” que ya el primer libro pasó por la pantalla grande y fue un éxito.

Luego tenemos “Bajo la Misma Estrella” que fue una de las historias mas frescas, con mucho sentimiento, con risas y lagrimas que haya leído. Y hace unas semanas fue su estreno mundial en cines. Pocas eran las personas que salían sin una lagrima en el rostro y fue muy fiel al libro.

Existe un gran porcentaje de  los libros que fueron llevados a la gran pantalla, esto podría ser una de las razones por las cuales las personas pierden la emoción de leer porque ya existe la película y piensan que es lo mismo, pero las lectoras sabemos muy bien que no lo es.

Por último, quería reflexionar sobre cómo tenemos que intentar, los lectores, no convertirnos en una audiencia molesta e ignorante y dejar de acusar cada dos por tres a los que hacen nuestro sueño realidad, que es hacer cobrar vida a nuestros personajes ficticios favoritos. Tenemos que agradecer por muy poco fieles que sean y dejemos que las próximas sagas que vengan a nosotros a la gran pantalla, tengan una vida larga como la de Suzanne Collins o la de J.K. Rowling.