domingo, 25 de mayo de 2014

Primer impacto, adiós inteligencia cibernética



Mi primer impacto no fue como lo planeé, como lo había imaginado. Claro está que en realidad no había pensado como sería hasta minutos luego que sucedió. Nadie piensa anticipadamente cual será su impacto primario en una feria de libros, o sea los libros por fuera (por la portada) no suelen ser tan impactantes como al momento de leerlos y al terminarlos.

No quiero entrar en detalles de descripciones inútiles sobre qué es un impacto, tal vez no esté utilizando bien la palabra. En fin, llovía bastante, las calles de mi ciudad estaban inundándose poco a poco y el taxi en el cual me transportaba junto a mi compañera no era precisamente alto, así que como en una lancha motorizada nos deslizábamos por las calles camino a la feria del libro.

Llegamos, la carrera costó 30 Bs., mismo precio que dos entradas a la feria. No había mucha gente en la entrada. Nos detuvimos a contemplar un bus, del cual ya nos habían mencionado algo antes. El bus de la feria, que brinda un servicio gratuito de transporte a la misma. Charlando con mi compañera una mujer más se unió a la conversación. Saqué mi cámara del bolso y tome una fotografía del bus. La guardé. Sentí un empujoncito, más como un roce que un empujón. Lo sentí, mi celular ya no estaba en mi poder. He ahí mi primer impacto: ¡Me robaron el celular en la XV Feria Internacional del Libro Santa Cruz!

Triste, pero así son las cosas, los oportunistas no faltan. Nunca más podré decir que a mí nunca me han robado más que los sentimientos. Puedo asegurar que esta feria quedará en mi memoria. Mi primer impacto un robo, que desconfortante. Así que ya saben, cuidado que los cortabolsas están al acecho. Cuiden sus pertenencias como nunca y si pueden, cosa tal vez no factible, no lleven sus celulares, no lleven cámaras ni nada, solo en un mundo paralelo se puede andar con seguridad en Bolivia.

Mis recomendaciones a los organizadores de brindar mayor seguridad en la entrada y mis felicitaciones y agradecimientos a los ladrones, a los ladrones que les robarán algo más que un celular a los que me robaron.