miércoles, 28 de mayo de 2014

Cuidado te la charlen

Después de dar dos vueltas a la feria y volver a pasar por los mismos lugares noté algo muy curioso, los vendedores de editoriales están a la pesca de curiosos que se detengan a mirar un libro en específico y es en ese momento que casi saltan hacia el fortuito interesado con una serie de preguntas abiertas y rebatiendo todas las objeciones logran hacerse de una venta y esto ocurre de la misma manera con todos los vendedores que pude observar. ¡Cuidado con caer ante un vendedor charlatán porque puedes terminar comprando lo que no estabas buscando!