martes, 30 de octubre de 2012

Gaviotas que se cansan

Llueve en Madrid y ya empiezo a salir de noche del trabajo. Sin tiempo para nada, ni tiempo físico ni el meteorológico. A mí este cambio de hora siempre me ha parecido un robo, por más que insistan durante todo el fin de semana en decir que nos regalan una hora para dormir.
Echo de menos el verano, los juegos olímpicos (que no las olimpiadas, que ya me lo sé), las cenas en la terraza, comer en casa a diario contigo, las tardes libres, las siestas que no dormimos y los comentarios del socorrista sobre nuestras siestas y cómo así desperdiciamos tener la piscina para nosotras y poder nadar a gusto (y sonreirnos y comentar luego que no sabemos si está de coña o si es que todavía no nos tiene caladas), la piscina, la playa o el lago y verte tumbada al sol secándote y tumbarme a tu lado. El tiempo, los tiempos. Las chicas en bikini, sobre todo la mía.

Tienes que pensar
que el mundo va a girar.
Lo quieras o no
tendrás que trabajar.

Verás salir el sol,
cruzarás la ciudad,
la inercia gris de los días
te arrastrará.

Niños Mutantes

Las chicas en bikini - Niños mutantes