miércoles, 29 de junio de 2011

TOPSY, LA ELEFANTA ELECTROCUTADA POR EDISON

El año de 1903. Topsy tenía 28 años y era una de las atracciones principales del Luna Park de Conney Island. Era una elefanta de tres toneladas, que sabía realizar diversas maniobras y proezas que gustaban mucho a los visitantes y por supuesto, mucho más a los niños. Pero Topsy era un animal resentido. Dicen que los elefantes nunca olvidan y sin duda que este era su caso. El animal había sido “educado” a golpes, aunque los moretes siempre se perdían entre las arrugas y lo grisáceo de su piel. Y Topsy les cobró la factura. Mató a uno, después a otro de sus entrenadores y al final arremetió contra su cuidador, quien le llenaba la comida de colillas y cigarrillos encendidos tan solo por el placer de mofarse el animal.
Con tres víctimas en su haber, los propietarios del Luna Park decidieron deshacerse de la elefanta. Así que probaron con zanahorias untadas con cianuro, pero no les funcionó. El animal no pasó de tener una fuerte indigestión. Entonces a uno de los dueños del Luna Park se le ocurrió sacar provecho del asunto, así que anunciaron que Topsy sería ahorcada públicamente por sus crímenes. Por supuesto cobrando por asistir a la función. La noticia causó gran sensación en la población. Y aunque a usted le parezca algo horroroso, una gran cantidad de personas se dispusieron a pagar el precio del boleto para asistir al macabro espectáculo. Más los defensores de los derechos de los animales elevaron su enérgica protesta, por considerar que era totalmente inhumano, demasiado cruel el numerito, así que los organizadores tuvieron que buscar otra solución.
Enterado del asunto el prestigioso Thomas Alva Edison, propuso que se utilizara un sistema que él y uno de sus colaboradores venían desarrollando desde hacía algunos años. Concretamente desde 1890, año de la primera ejecución con silla eléctrica en el Estado de Nueva York. Se trataba de freir a la Elefanta con descargas eléctricas. Y esto le pareció a las asociaciones de animales una forma más “humana” de matar al animal.
Edison tenía experiencia en esto de freir animales, ya que estaba en competencia contra la compañía Westinghouse, para dominar el mercado del sistema eléctrico. Así que Edison se la pasó electrocutando perros y gatos en su laboratorio para demostrar que el sistema que proponía la Westinghouse era una verdadera amenaza para los hogares. Y estaba dispuesto a probarlo a gran escala electrocutando a Topsy con el sistema de electricidad que promovía su competidor, que era la corriente alterna.
Edison mandó a sus técnicos, que colocaron a Topsy sobre una plataforma metálica y dispusieron en torno a ella todo tipo de electrodos, en la cabeza y en los pies. Más de 1.500 personas se congregaron en Coney Island para presenciar la ejecución. La pobre Topsy cayó desplomada en cuestión de segundos. Edison registró las imágenes en una cámara de su propia invención y se dedicó después a exhibirlas por todo el país con gran éxito: "Electrocuting an elephant", toda una demostración de los inconvenientes de la corriente alterna.
Después de la muerte de Topsy, el Luna Park fue destruido por un terrible incendio. Aunque aún existe el video de la forma como realizaron la ejecución. Hasta en Youtube lo puede usted “admirar”.