jueves, 30 de junio de 2011

Святой Петербург2011 - Mockbá2011



En el techo luces rojas preparando un despegue que no llega y que la noche prometiò. Un poco màs arriba, en el cielo, la luz hace bellos discursos que apenas dejan hablar a una noche de no màs de tres horas.

La ciudad 2011 deja destrucciòn junio cùpula dorada para los ùltimos dìas. Oro que se ve desde cualquier punto brilla incluso en los dìas nubes que se derriten sobre dìas que son estatuas grises. Bajo manto marmòreo de Isaac mujeres de pañuelo cabeza y estambre arrugas rostro afinan lustre vacinas de metal alumbradas por finos tallos cèreos del rito. En este lugar las mujeres no cesan de buscar al hombre por canales hùmedos y puentes bajos. Hoy ya no hay màs victorias la lucha es blanda entre feroces y entre gestos blancos desaparece el rastro muchedumbre. En las hembras arden lentos los ojos como carbones y se consume la pasiòn en sus pieles nìveas mientras sus caderas zozobran a ritmo de mar, diminuto oleaje, vaivèn.

Paseos tiendas mutiladas de règimen extinto pseudo ancestral y hacer todo lo que se hace satisfacer a toda costa de muecas pesar la temperatura invencible tupida yema de plàcido delirio templado insomnio de estos dìas que no hacen noche en este lugar.

Lìnea negra de rimel y negro postizo pestaña, fina negrura marcada sobre verde maquillaje plateado pàrpado y talco sonrojo blanco encima de ya blancas mejillas. Especie de Venecia desinfectada cobijo de mafia una mayorìa inquietantemente normal y rutinaria. Sòlo mujeres, ritos ortodoxos y cùpulas doradas salvando la ciudad y salvaje era consume hombres rompiendo aire luminoso y gris con quilla de normalidad insìpida, sin olor, albina y apunte de ser agua...apenas sì el mar en la orilla hasta estar dentro de èl, espalda brutal y muda, marea musculada gris y acerada.

Una mujer besa a un hombre dentro de un grupo de soldados...todos se vuelven de bronce...con su rango de hombres y sus labios de mujer. El instante se hizo de quietud como antes del suceso.

Un hombre, sentado en el suelo, descansa muerto su cabeza apoyada en la vagina de una mujer de piedra...otra mujer entrega un fusil a un hombre...sin techo duermen ahora con sol alquitranado, madre patria arroja al hijo contra pàjaros de paz...muchas armas para la gloria del pueblo y màrmol en el subterràneo...los vivos que extraviamos en las tripas del tiempo, las familias atrapadas en el bronce de las estatuas con suerte de perro incluso...

Ahora las jòvenes policìas recaudadoras de impuestos emborrachàndose con champàn barato rubias, pelirrojas, morenas bebiendo a morro introducièndose un poco el cuello de la botella...de fondo la pista artificial de salto de esquì olìmpico ensartada de verano y orgullo militar.

Se perderàn los recuerdos con los objetos, premiaremos la memoria con servicio y valentìa.

Mujer sujeta riendas de caballo bronce encabritado gana guerras, muere historia con galeria rosas y cortinas hotel cierran a los ojos lo que la ciudad lugar podrìa ser o que fue. No lo sè. Transiberiano cubre de àrboles la distancia.