sábado, 21 de mayo de 2011

Plagiarios por anticipación

Y escribe Neruda en Confieso que he bebido (título que repugnaba a Belano, si mal no recuerdo):

«En los últimos años la novela tomó una nueva dimensión en nuestros países. Los nombres de García Márquez, Juan Rulfo, Vargas Llosa, Sábato, Cortázar, Carlos Fuentes, el chileno Donoso, se oyen y se leen en todas partes. A algunos de ellos los bautizaron con el nombre de boom. Es corriente también oír decir que ellos forman un grupo de autobombo».

Bien, es bueno saber que no somos los primeros. Menuda responsabilidad, si no.

Tras lo cual se me ocurre que en la próxima asamblea general podríamos debatir sobre el concepto de "autoboombo". Quizá haya llegado el momento de dar el salto.

Marta Polbín, cofundadora.