jueves, 3 de marzo de 2011

Pequeñas historias de un niño llamado Max

El pequeño Max juega en el patio del colegio. Como no le gusta jugar a fútbol suele jugar con las niñas a la comba o al escondite. Hoy juegan al escondite y Max ha encontrado el sitio perfecto. Trepa por un árbol hasta lo más alto de su copa y se queda muy quieto y muy callado. Acaba el recreo y los niños vuelven a clase pero Max ha subido demasiado. Al cabo de mucho rato suena la campana y todos se marchan a casa, menos el pequeño Max que ha quedado olvidado en el jardín y a quien nadie oye. Se prepara por si tiene que pasar allí la noche y se duerme en lo alto de la rama. El pequeño Max despierta para vivir el vertiginoso momento de la caída.