domingo, 27 de marzo de 2011

Pequeñas historias de un niño llamado Max

El pequeño Max juega en la calle. Corre a esconderse mientras Luc cuenta hacia atrás cara a la pared. Se pone tras un buzón amarillo pero llega un niño mayor y le quita de ahí de un empellón. Entonces ya no le queda tiempo. Se tira al suelo y rueda hasta debajo de un coche. Han dejado de contar y Max se da cuenta de que el coche está en marcha. Huele tan mal el humo que sale del tubo de escape y que casi no se dispersa por falta de viento que Max casi desea que le vean. Escondido en una nube de humo el pequeño Max ve terminar el mundo con un fundido en negro.