jueves, 31 de marzo de 2011


EL ARQUITRABE, SEÑORES, EL ARQUITRABE


Esta tarde he pasado un par de horas recortando secuencias en las que Chewbacca tiene diálogo para unirlas y proyectarlas en la siguiente sesión que hagamos en casa de Alfonso. Y es que sus intervenciones son tan escasas y sus diálogos tan crípticos que tengo la impresión de que sólo concatenando sus aullidos lograré descifrar el mensaje oculto. Así que si me divierto haciendo este video y finalmente lo hago, en cuanto acabe haré otro de persecuciones. Muchos trozos de persecuciones una detrás de otra evitando todas las que tengan lugar en San Francisco, no más coches dando saltitos, por favor. Supongo que esta chorrada de los videos es uno de esos gestos para evitar tomarme la vida muy en serio y me da por pensar que a mí lo que me iría, poniéndome épico, es una vida aullando y gruñendo mientras corro perseguido por una panda de desmaravillados dispuestos a darme una paliza mortal con sus garrotes de normalidad.