lunes, 24 de enero de 2011

La buena nueva

De entre las muchas facetas de estas Crónicas Autobombásticas hay una que no hemos explotado lo suficiente: la de la traducción como una de las más genuinas formas de exobombo. Así que me pongo a ello, fascinado por esta pequeña joya aparecida en el nº 14 de Le Correspondancier du Collège de 'Pataphysique (15 sable 138 E. P.) y titulada "La buena nueva". Se trata de un brevísimo texto de François Caradec (miembro del Oulipo y del Collège), que propongo entre a formar parte de nuestra rica y heterogénea biblioteca autobombástica:

"El 26 de agosto de 1900, el señor cura corrió hacia el altar y se postró de rodillas, con un periódico en la mano.
- Dios mío, no quería ocultároslo por más tiempo: hoy ha muerto Nietzsche".

¡Salud y autobombo!
Marta Polbín.