jueves, 12 de agosto de 2010

Los títulos públicos fueron los activos bursátiles más beneficiados

Los títulos públicos fueron los activos bursátiles más beneficiados desde el mes pasado por el favorable cambio de tendencia en el mercado. Acumulan alzas de dos dígitos, destacándose el cupón del PBI.Los títulos públicos se posicionaron el mes pasado como la mejor inversión de la plaza local. A partir del cierre del canje de deuda, estos papeles exhibieron repuntes de dos dígitos, y en casos puntuales estuvieron cerca de duplicar su precio de mercado. El nivel alcanzado en la segunda fase de reestructuración de los activos declarados en default en 2001 fue el primer impulso que recibieron. También jugaron a favor las nuevas proyecciones de crecimiento de la economía y la certeza que significó para los inversores el hecho de que se abone el vencimiento financiero más importante del año con reservas del Banco Central. La mejora del contexto internacional hizo su aporte. Todo esto se tradujo en que el riesgo país se ubicara por debajo de los 675 puntos. Varios fueron los condimentos que permitieron el despegue de los títulos públicos. A diferencia de otros ciclos positivos, en esta oportunidad las subas no fueron generalizadas. La reapertura del canje inició el proceso. Esa operación concluyó con un nivel de adhesión que conformó al mercado. Economía anunció que la aceptación fue de 67 por ciento, sobre 18.300 millones de dólares de deuda defolteada, lo que permitió que, sumado al canje de 2005, la reestructuración total se ubicará en un 92 por ciento. En la city se había especulado con un nivel de adhesión mayor, pero teniendo en cuenta el contexto externo adverso los operadores lo consideraron un logro. De hecho, las agencias de calificación, siempre críticas con Argentina, revisaron al alza sus notas y perspectivas para el país.Los títulos más beneficiados fueron los que integraron la oferta para los bonistas que no ingresaron en 2005. El Descuento acumula una suba de 26,6 por ciento. Este papel fue entregado a los inversores institucionales con una quita del 67 por ciento del capital por cada lámina de cien de título en default. Por su parte, el Par, recibido por los minoristas, sin quita de capital mejoró 30,7 por ciento. También registró un fuerte avance los cupones vinculados con el desempeño de la economía. Como incentivo se entregaron estos papeles tanto a inversores institucionales como a bonistas individuales. Desde su mínimo alcanzado a junio, los cupones de PBI en pesos escalaron un 72 por ciento, pasando de 5,50 a 9,46 pesos, convirtiéndose por ahora en la mejor inversión del año. Sin embargo, el canje no fue el único factor que influyó. Las estimaciones oficiales y privadas elevaron la tasa proyectada de crecimiento para este año, entre 7,0 y 7,5 por ciento.Otro título de referencia de la segunda vuelta del canje es el Global 2017, que se entregó a los fondos institucionales por los intereses impagos desde 2005 hasta el 2 de junio último. Este bono ya acumula un alza de 9,2 por ciento. Es un título emblemático para el mercado, debido a que ya cuenta con aprobación de los órganos reguladores de las principales bolsas del mundo. En la plaza financiera se especula entonces que, en caso de que el Gobierno decida fondearse en el mercado, lo hará a través de una ampliación de esa emisión y no con el lanzamiento de un nuevo título. Por eso se toma su tasa interna de retorno como testigo del costo de dinero fresco. Este rendimiento se halla actualmente en 9,7 por ciento.El Boden 2012 en dólares se destacó aunque con menos margen positivo. Este papel se entregó a los ahorristas que padecieron el corralito y corralón de 2001. En los últimos sesenta días el Boden 2012 avanzó 5,4 por ciento. El pago de sus servicios estuvo asegurado por el uso de reservas internacionales del Banco Central: esta semana el Tesoro abonó los 2300 millones de dólares de capital e interesesFuente:Cristian Carrillo / Pagina 12