viernes, 19 de marzo de 2010

LA SANDIA, UN VIAGRA NATURAL!!!

Nadie lo decía, todos preferían callar y sufrir silenciosamente. La potencia sexual era (y sigue siendo) símbolo de hombría, así que ningún varón que padece esta anomalía a tenido jamás la ocurrencia de confesar su impotencia.

Las causas que provocan la disfunción eréctil son muy variadas: diabetes, alcoholismo, enfermedades del riñón, esclerosis múltiple, eteroesclerosis e incluso el tabaquismo (es una de las tres causas más comunes y afecta principalmente a fumadores mayores de 50 años).

Más el calvario terminó el año de 1998 cuando apareció el Viagra. El descubrimiento de este poderoso medicamento fue realizado por mero accidente: los médicos de los laboratorios Pfizer buscaban una droga para combatir la angina de pecho. Tras las primeras pruebas se dieron cuenta que el efecto del medicamento era prácticamente nulo en la angina de pecho, más en todos los pacientes en que fue probada se manifestó una poderosa erección. Así fue como hicieron de inmediato a un lado sus pretensiones iniciales al descubrir una auténtica mina de diamantes. El medicamento, una vez puesto a la venta, logró en tan sólo un año el billón de dólares en ventas. Y esta cantidad se ha incrementado año tras año.

El Viagra es definitivamente un medicamento efectivo, cuyos únicos efectos son que uno se siente irritado, con un poco de dolor de cabeza y quizás la vista algo nublada. Pero el efecto ¡VALE LA PENA!!!, ya que incluso después de eyacular, el efecto persiste y se puede seguir haciendo el amor cuantas veces se quiera por las siguientes cuatro o cinco horas. Y funciona incluso en quienes no tienen disfunción eréctil.

El aspecto más desagradable del Viagra es sin duda el que es un medicamento caro y que requiere receta médica. Más si sus posibilidades económicas no son tan favorables como para comprar su Viagra con frecuencia, al parecer hay una alternativa adicional bastante interesante.

Según revela el director del Centro de Mejoras Vegetales de la Universidad de Texas A&M, tras una serie de estudios, han logrado determinar que una rebanada de sandía puede ayudar en gran medida a quienes padecen de disfunción eréctil. Hay algunos componentes de la sandía que afectan el sistema vascular y aumentan la líbido. Así que cómprese su sandía y haga la prueba y ya me contará del resultado.