viernes, 6 de noviembre de 2009

SARAH WALKER, MILLONARIA HIJA DE ESCLAVOS

Sarah tenía siete años de edad cuando quedó huérfana. Sus padres fueron esclavos, y una vez que obtuvieron la libertad, su vida no cambió demasiado, porque siguieron trabajando y viviendo en la miseria como antes. A la muerte de sus padres, la niña se fue a vivir a casa de su hermana, intentando escapar de la fiebre amarilla, causante de la muerte de sus progenitores. Se consiguió un trabajo como sirvienta, pero su cuñado era un tipo nefasto que la maltrataba y abusó de ella, por ello, a los 14 años se casó con el primero que le cerró el ojo. Con este hombre tuvo una hija que nació el 6 de junio de 1885. Su marido no fue nada extraordinario, pero al menos le dio una vida aceptable; por desgracia murió a los dos años de haberse efectuado el matrimonio. Y al aparecer por su casa nuevamente los problemas y la miseria, decidió irse con todo y su criatura a St. Luís donde sus cuatro hermanos trabajaban como peluqueros. Se instaló en casa de uno de ellos y trabajaba lavando ropa, o como sirvienta, ganando muy poco al día, pero ahorró todo cuanto pudo para darle educación a su hija.
Unas mujeres la invitaron a pertenecer a una asociación religiosa, y ella aceptó, sin imaginar siquiera que ahí cambiarían su forma de ver el mundo. Sarah se comportaba como hija de esclavos: siempre sumisa, callada e intentando pasar inadvertida. Pero esas mujeres le enseñaron a vivir con libertad, y a ella le gustó esa forma de pensamiento.
En 1890, Sarah comenzó a padecer una enfermedad del cuero cabelludo que le hizo perder la mayoría del pelo. Comenzó a experimentar cuantas lociones capilares, remedios caseros y medicinas encontró en su camino. Se volvió toda una experta, y fue entonces cuando se convirtió en agente de ventas de remedios y cosméticos. Pero esto no fue por mucho tiempo, porque se dio cuenta que quien se llevaba las ganancias era el patrón, así que decidió fundar su propia empresa. Y como por esos años volvió a contraer matrimonio, su primer producto salió con el nombre de Hair Grower de la Señora Walker. Realizado con una fórmula que, según decía, le había sido revelada en un sueño.
No tenía agentes de ventas, así que ella hacía el producto y luego iba de puerta en puerta ofreciéndolo a las amas de casa. El cosmético fue toda una sensación entre las mujeres de raza negra, porque en ese tiempo no había productos de belleza para las mujeres negras.
Poco tiempo después ya tenía todo un equipo de producción y ventas. Más de 1000 mujeres trabajaban de casa en casa como sus representantes, siendo la primera en tener una compañía de este tipo.
Dedicaba gran parte de su tiempo a idear estrategias de ventas y comercialización. Colocó anuncios en publicaciones dirigidas a la gente de color, realizaba reuniones de demostración de producto, otorgaba incentivos por ventas y un sin fin de cosas más. En 1908 construyó su planta de producción en Pittsburgh, además abrió una escuela para instruir a sus representantes sobre el tratamiento del cabello. Dos años después construyó otra nueva planta en la Indianápolis, junto con otra escuela de entrenamiento. Para ese entonces su equipo de ventas trabajaba en una tercera parte del territorio norteamericano. Y le iba tan bien, que se mostraba muy generosa realizando donativos a instituciones de beneficencia.
En 1916 instaló sus oficinas generales en la ciudad de Nueva York, dejando a cargo de su hija y un antiguo maestro de escuela, el manejo de otros sectores del negocio. Todo iba viento en popa. El negocio prosperaba como nunca. Pero algo comenzó a inquietar su corazón: eran tantos los ultrajes que recibían los negros, que se involucró en la lucha social. Apoyó en todos los sentidos a una asociación que luchaba por la igualdad de razas. En julio de 1917, cuando una multitud blanca asesinó a más de tres docenas de negros en St. Louis, Sarah Walker organizó un grupo de protesta que se presentó en la Casa Blanca exigiendo justicia e igualdad.
Sus negocios continuaban con un crecimiento insólito, y ella organizó a sus agentes en clubs que trabajaban tanto a favor de la empresa como de la actividad social. Fue la primera en realizar una enorme convención nacional de mujeres en Los Estados Unidos. Ahí recompensó el esfuerzo de sus vendedoras y animó el activismo social. Aún se recuerda su frase “éste es el país más grande bajo el sol. No debemos jamás abandonar nuestro amor a esta tierra, nuestra lealtad a la Patria y nuestra protesta contra el mal y la injusticia”.
Alguna vez le preguntaron cuál era el secreto para hacer una empresa de tan enorme magnitud. Ella contestó con toda franqueza que todo era cuestión de tenacidad y perseverancia, fe en Dios, hacer productos de calidad y repartir honestamente entre todos los trabajadores las ganancias del negocio. Creía firmemente que quien no reparte lo ganado entre sus colaboradores, jamás logrará un éxito completo. Además agregaba que hay que estar siempre dispuesto a enfrentar hasta lo que parece imposible.
Sarah Walker murió a la edad de 51 años el año de 1919. Para ese momento ya era considerada la mujer de color más rica de la Unión Americana, su negocio estaba valuado en varios millones de dólares. Y su hija heredó la fortuna y el talento para manejar los negocios, dando continuidad a la gran obra iniciada por Sarah.
En 1998 el servicio postal norteamericano editó un timbre en su honor, y hasta existe un teatro, realizado con donativos de su fundación, para el fomento de las artes afro-americanas.