viernes, 27 de noviembre de 2009

LOS SHADUS

Hace como tres mil años, surgió en la India una casta de nómadas que por su propia voluntad vivía en los bosques y cuevas o caminaba sin parar, alimentándose de las limosnas que la gente les dispensaba.
La gente suponía que a su paso, estos místicos llamados sadhus, irradiaban energía, derramando bendiciones para la gente y el planeta, por lo cual eran bien recibidos en todas partes, recibiendo gran veneración de parte de todas las personas que se cruzaban a su paso.
Estos hombres místicos, impregnados de santidad, practicaban la austeridad física, incluido el celibato y largos periodos de ayuno. Sus cabellos colgaban en forma de mechones largos y enmarañados, con la piel siempre cubierta de arena o cenizas, y solo portaban unos cuantos harapos o andaban desnudos.
Pero estos santones no son cosa del pasado, infinidad de ellos deambulan por todo el territorio de la India. Estos ascetas lo han dejado todo: su casa, su esposa y hasta sus hijos para ir en búsqueda de la verdad. Ni siquiera vuelven a mencionar su nombre. Se olvidan por completo de su pasado y caminan como mendígos sin cortarse nunca más la barba y el cabello. Consagrados eternamente a su dios Brahamán, el cual les exige un riguroso ascetismo y un autodominio total, excluyendo hasta el más mínimo pensamiento de odio, violencia, hipocresía o deseo carnal.
Muchos de ellos se mantienen en las selvas, cuevas y montañas, alimentándose de hierbas y raíces. Otros deambulan por las aldeas y ciudades, viviendo de limosnas. La gran mayoría practica el yoga, siempre a la búsqueda de la plena conciencia y de la autorrealización.
Aunque no todos los ven con buenos ojos. Los sacerdotes brahmines son sus acérrrimos enemigos y desaconsejan a todos el tener contacto con ellos.

Y no crea que son pocos los sadhus, se dice que hay aproximadamente 11 millones de ellos.