viernes, 6 de noviembre de 2009

INOUE DAISUKE, CREADOR DEL KARAOKE

A principios del siglo pasado cualquier familia económicamente respetable tenía en casa un piano para amenizar las reuniones. Después llegó el fonógrafo, los tocadiscos y los modernos sistemas de reproducción de discos compactos.
Pero a la gente le gusta cantar, y para todos aquellos que no saben tocar un instrumento que les sirva para acompañarse, se inventaron las pistas, pero estas fueron rápidamente desplazadas por los famosos Karaokes; unos aparatitos que se conectan al televisor, y la gente puede cantar leyendo la letra de la canción en la pantalla. Así que ahora todo mundo canta en casa con el micrófono en la mano y sin temor a no saberse la letra. Pero ¿De donde surgió este aparato?
Karaoke es una palabra japonesa compuesta por las palabras Kara que significa vacío (sin palabras) y Oke (de orquesta). Este reproductor de pistas se convirtió en toda una moda en 1970 en Japón. Su creador fue Inoue Daisuke, baterista de una banda de rock.
Se dice que fue una ocurrencia que tuvo para hacer que la gente se divirtiera mientras ellos descansaban entre tanda y tanda, ya que tocaban en un centro nocturno. Para lograrlo contó con el apoyo de un especialista en electrónica, un carpintero y un ebanista. En tan solo tres meses realizaron el proyecto.
Inoue grabó las pistas en diferentes tonos para que se pudieran adaptar a diferentes voces; además agregó un aditamento especial para dar efectos y todo estuvo listo para que la diversión fuera total.
El karaoke fue todo un éxito. Los aficionados subían a la pista, colocaban una moneda de 100 yenes en el aparato y con micrófono en mano hacían la diversión de todos.
En un principio Inoue fabricó tan solo 11 máquinas, pero el invento se volvió tan popular que pronto tuvo que fabricar otras 10 000. El gran error de Inoue, lo cual es muy frecuente que suceda, fue que jamás patentó su invento y dejó que se le escaparan los millones del bolsillo, ya que el karaoke se convirtió en unos cuantos años en uno de los juguetes más vendidos a nivel mundial. Tan solo en Japón hay cerca de 50 millones de aficionados. Se calculan 14 000 negocios llamados Karaoque Box, donde la gente acude a toda hora a divertirse cantando las pistas musicales.
Inoue comprendió su gran error. Tuvo la fortuna en su mano y jamás se dio cuenta de ello. Ahora intenta seducir a la escurridiza diosa de la fortuna, con una trampa para cucarachas, misma que se instala dentro de la máquina karaoke, ya que en el 80 % de los casos los aparatos fallan porque anidan en ellos las cucarachas. ¿Usted cree que lo logre?