viernes, 6 de noviembre de 2009

DONANDO EL CABELLO AL DIOS VISHNU

Al sur de la India, en la ciudad de Tirupati, hay un templo dedicado al dios Vishnu. Cada día recibe la visita de, aproximadamente, 50,000 peregrinos, número que se incrementa al doble en las fiestas especiales, lo que ha convertido a este templo en un centro de peregrinación religiosa tan importante como La Meca, Jerusalén o el Vaticano.
Los fieles acuden masivamente al templo con la intención de agradecer o solicitar favores a la venerada imagen de Lord Shri Venkates-wara, una de las reencarnaciones de Vishnu, que junto con Brahama y Shiva conforma la trinidad suprema de la religión Hindú.
Cuenta la leyenda que cuando Venkates-wara organizó sus bodas con la diosa Padma-vathi, quedó tan endeudado, que Kubera, tesorero de los dioses, le estableció que el monto del préstamo, más los intereses, deberían ser pagados durante cientos de generaciones por los siglos venideros.
Por ese motivo, llegan los peregrinos con su donativo de dinero en efectivo, joyas o flores, como parte fundamental de su vista al templo. Ya que con ello ayudan a su dios a cubrir la deuda, y además logran obtener sus favores.
Pero hay que recordar que en La India, existen alrededor de 400 millones de personas que viven en la absoluta pobreza, por ello dan como donativo su pelo. Sí, así como lo escuchó, el que no tiene nada va con los peluqueros del templo a que lo rapen, para ofrendar su pelo a su dios endeudado.
El templo cuenta con 600 peluqueros que trabajan en 18 habitaciones destinadas para este fin, y trasquilan diariamente a un promedio de 25,000 fieles, en turnos ininterrumpidos de 24 horas.
El libro Guinness de los records, atestigua una marca máxima registrada en este lugar, de 72,000 personas rapadas en 24 horas. Y se recolecta cada mes hasta 18,000 kilos de pelo humano.
¡Y que hacen con todo el cabello recolectado?. Hay empresas que entran a la subasta pujando por los lotes disponibles. Gracias a la venta de pelo, el templo recibe anualmente como 7 millones de dólares, una cantidad realmente raquítica si se toma en cuenta que recibe por concepto de ofrendas y donaciones cerca de los 100 millones de dólares anuales. Siendo el santuario más rico del mundo.
Este dinero, además utilizarse para atender las necesidades elementales de los peregrinos, sostiene cinco hospitales, doce colegios, una leprosería e instituciones de caridad.
El cabello indio es vendido a industrias de China y Europa, para elaborar pelucas y todo tipo de aplicaciones, mismas que luego son adquiridas por el público en general en salones de belleza y establecimientos de Estados Unidos y Europa.