viernes, 23 de octubre de 2009

KEEGANREILLY CAPACITADO PARA LO INSÓLITO

Keegan Reilly, perdió sus piernas en 1996, a causa de un accidente automovilsítico. Había pasado la vida cazando y pescando junto con sus tres hermanos a los alrededores de su pueblo, Soldotna, al sur de Alaska. Y aquél accidente lo abatió fuertemente, más no se dio por derrotado. En cuanto le fue posible volvió a realizar las actividades a que estaba acostumbrado, aunque ahora con mucho más dificultad.
Se decidió a vivir su vida realizando todos sus sueños, sin que su discapacidad se convirtiera en un obstáculo para ello. Al poco tiempo comenzó a practicar kayak, a esquiar con un monoesquí, y a escalar cerros con una bicicleta de cuatro ruedas fabricada especialmente para este fin.
En el verano de 2001, junto con su tío John y varios amigos, en seis días alcanzó la cima del monte Elbert que, con 4 399 metros de altura, es el segundo más alto de las Montañas Rocallosas, en el estado de Colorado. Lo hizo con su cuatriciclo especialmente diseñado para él.
Al año siguiente, con su mismo grupo de amigos, y otros escaladores parapléjicos, llegó a la cumbre del monte Shasta de 4,318 metros, al norte de California. Después decidieron emprender la gran aventura intentando escalar el monte Fujiyama del Japón. Su equipo de escaladores, llamado Brazo Fuerte por lo insólito de sus hazañas, fue patrocinado por varias empresas e instituciones, entre ellas la Universidad de Oregón, donde Keegan estudia computación. Durante todo un año se mantuvieron en intensa preparación y entrenamiento. El asenso no sería nada fácil, así que era necesario poner todo el empeño posible para que las cosas salieran bien.
Al llegar a Japón se toparon con el gran obstáculo de que no estaba permitido escalar con bicicletas. Es un monte sagrado y exigen un total respeto. Pero ante el tenor de la situación el permiso fue concedido.
El ascenso fue extremadamente difícil para Keegan. El suelo está cubierto por magma endurecido, hay demasiadas rocas puntigudas y una superficie demasiado escabrosa que planteó demasiados problemas para el paso del triciclo en el cual trepó Keegan. Se calcularon seis días para lograr llegar a la cumbre, pero debido al gran esfuerzo de Keegan lograron llegar a la cumbre un día antes de lo previsto. Pese a la rotura de la dirección del cuatriciclo y otros problemas bastante difíciles de sortear.
Al llegar a la cumbre, todos le rindieron un tremendo aplauso a Keegan, despues todos ellos se unieron en una plegaria en el pequeño santuario de madera. Y para festejar, alzaron el cuatriciclo y lo hicieron girar por el aire. Pero una victoria no se alcanza sino hasta haber descendido de la montaña. Así que luego de la euforia, vino el penoso desenso. Keegan confesó posteriormente a la prensa que estaba muy cansado, pero también contentísimo. Dice que le cotó muchísimo en todos los sentidos, pero que lo hizo tan sólo para mostrar a los demás de todo lo que es capaz de hacer y para alentar a otros a hacer lo mismo.
Terminó anunciando que su próxima meta es el Aconcagua. Con todo esto concluimos que logra mucho más un discapacitado con metas que una persona normal sin meta alguna. ¿No le parece ?