domingo, 4 de octubre de 2009

EL CONOCIMIENTO ES PODER

EL CONOCIMIENTO

“El conocimiento es poder”
Francis Bacon
El que sabe menos que los demás es un ignorante.
Todos somos ignorantes de muchas cosas, y eso no es motivo para preocuparse. Poco o nada importa si desconocemos áreas, temas o materias que tienen escasa relevancia en nuestras vidas; la gravedad radica cuando ignoramos aquello que sí debemos de saber y que es parte vital para el buen desempeño de nuestra vida. Un buen actor no tiene la obligación de saberse todos los papeles de una obra, pero sí es indispensable que se sepa a la perfección su propio papel.
Cuando alguien no sabe lo que debe saber enfrenta serios problemas en su vida, entre ellos el rechazo de quienes le rodean.
El que sabe lo mismo que los demás es una persona común.
Nuestro mundo está lleno de personas comunes. Y con ello no quiero manifestar que sean por tanto irrelevantes. Más las personas comunes pasan siempre desapercibidas, se pierden entre la multitud sin que tengan un papel destacado dentro de “la obra”.
El que sabe más que los demás es una persona sobresaliente.
Hay quienes van mucho más allá que los demás. Gustan del conocimiento y se adentran en sus terrenos, disfrutando del placer de aprender sin que encuentren un límite para ello. Quienes saben más siempre son admirados y respetados por los demás.
EL HACER
El que hace menos que los demás es un flojo (o un discapacitado).
En el aspecto laboral nunca faltan los flojos que hacen menos que los demás. Siempre son los más renegones, los que de todo se quejan, los que de todos se cansan. Y por supuesto que siempre están disconformes con la empresa. Estos personajes siempre son rechazados por los demás (aunque no se los digan). Y son los primeros en ser despedidos.
El que hace lo mismo que los demás es una persona común.
En todas las empresas hay gente común que se limita a realizar sus labores y con ello cumplen con la encomienda. Son elementos básicos e indispensables es cualquier organización (como es el caso de producción), más su papel es limitado y carente de protagonismos. Por tanto, una persona así es relativamente fácil de reemplazar.
El que hace más que los demás es una persona laboriosa y destacada.
Nunca faltan los apasionados que dan más que los demás. Son aquellos individuos que dan tiempo adicional, que llegan más temprano y salen más tarde, que hacen su trabajo con empeño y con pasión, lo cual les permite destacar con facilidad, llegando, con el tiempo, a ocupar los puestos más importantes.
RESUMEN DEL SABER Y EL HACER:
Todos queremos ser exitosos, a todos nos agradan las mieles del triunfo, más solo llegarán a la meta aquellos que realmente hagan algo sobresaliente para lograrlo.
Quien quiera llegar lejos debe saber más y hacer más que los demás. No importa en que área nos desempeñemos, si somos constantes en el hacer y aprender, nuestra acción, aunado al conocimiento nos conducirá a la plenitud de lo que tanto deseamos.