viernes, 18 de septiembre de 2009

REMEDIO CONTRA LA VEJEZ

Voltaire dijo en cierta ocasión: “el nacer es un delito que se paga con la pena de muerte”.
Según las investigaciones que se han realizado en la Era de Piedra la edad media del hombre era de 19 años. ¡No vivían más que eso!. A los 15 años ya eran viejos y a los 18 estaban en el ocaso de su vida. Pero con el tiempo, la alimentación, la erradicación de ciertas enfermedades, el tiempo de vida del hombre cambió y ha seguido cambiando. En 1900 el promedio de vida era de 51 años, para 1930 ya se había modificado a los 64; en 1940 a 69 años; en 1960 a 72 y en la actualidad ya vamos prácticamente en los 80 años como promedio de vida. Y en estos tiempos ya es común que muchas personas lleguen a los 112 años.
La ciencia médica ha encontrado el remedio para un gran número de enfermedades, lo cual ha permitido incrementar nuestro promedio de vida, pero no ha conseguido hasta ahora detener el envejecimiento y la muerte. Son demasiados los estudios que se han realizado, intentando encontrar la respuesta principalmente en algunos animales o insectos que nos rodean. ¿Porqué una abeja obrera tiene como promedio de vida 5 semanas, mientras que una tortuga gigante puede vivir hasta 200 años?.
Las ratas y ratones son de los animales más utilizados para la experimentación. Y el profesor norteamericano Clive McCay en un estudio con roedores, descubrió que alimentándolos desde su infancia con nutrientes ricos en vitaminas, los animalitos crecieron de forma extraordinaria y tuvieron un gran desarrollo físico; pero contrariamente a lo esperado, la duración media de su vida no se prolongó, sino todo lo contrario: se redujo de cuatro a tres años. Lo cual demuestra que un exceso de vitaminas produce una muerte prematura.
El profesor Denma Harman, bioquímico de la Universidad de Nebraska, ha anunciado ya con cierto éxito, una píldora contra el envejecimiento que manifiesta muy buenos resultados, aunque por ahora solo haya sido probada en ratones. Y dice que los ratones que fueron sometidos a la prueba duplicaron su edad promedio, permaneciendo además los roedores sanos, alegres y llenos de vitalidad, llegando a la muerte en la última etapa de una manera sorprendentemente rápida y repentina. Así que no se desanime, quizás muy pronto esté a la venta el famoso “elixir de la vida”.