lunes, 28 de septiembre de 2009

El club de la Montaña



El club de la montaña
Caminos de Europa



Huyendo. Huyendo de las centros urbanos, sus áreas metropolitanas, sus pueblos y ciudades dormitorio. De sus polígonos industriales, sus fabricas, almacenes y oficinas donde trabajamos y sus facultades, institutos y colegios donde estudiamos. Escapando de sus coches, motos y ruidos.

Al fin y al cabo, huyendo. Huyendo de la vida moderna, haciendo caso omiso a las dictaduras-ciudad y rebelándonos por unas horas del decadente mundo bullicioso, concentrado y monótono.

¿Dónde podemos huir? A los montes y montañas, a las entrañas de la tierra, a senderos olvidados por años, a caminos poco transitados, a los valles y los ríos perdidos en nuestros suelos.

¿Cómo lo haremos? Andando, caminando.

Con estas palabras comienza El Club de la Montaña donde solo los que se atrevan a dar el paso podrán contactar con nuestra tierra virgen y natural. De momento, una vez al mes, más tarde…

“No sois vuestro trabajo, no sois vuestra cuenta corriente, no sois el coche que tenéis, no sois el contenido de vuestra cartera, no sois vuestros pantalones, sois la mierda cantante y danzante del mundo.”

¡muerte al cemento! ¡revuelta contra el mundo moderno!