viernes, 14 de agosto de 2009

Enfrenta Monreal a Claudio X. González por la política económica


La cúpula empresarial "inyectó odio y rencor" en 2006, señala

Andrea Becerril

Durante la tercera y última audiencia sobre la crisis económica, el senador Ricardo Monreal se enfrentó al presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, Claudio X. González, a quien advirtió que no puede pedir unidad ni que cese la discordia política para sacar al país de la emergencia, cuando fue la cúpula empresarial la que "inyectó odio y rencor" durante la campaña presidencial de 2006, con el propósito de impedir que Andrés Manuel López Obrador llegara a la Presidencia de la República.

En su intervención, Claudio X. González, integrante de los consejos de administración de los Grupos Alfa y Carso, de Televisa y otros consorcios, presentó un sombrío panorama del país; reiteró que "en todos los indicadores hay retrocesos" y citó varios informes, entre ellos uno del Banco Mundial, donde se señala que México perdió 14 lugares, al ubicarse en el sitio 56 de 181 países, debajo del desempeño de 25 de las 30 naciones integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

También se refirió a un reporte del Instituto Mexicano de Competitividad, en el cual se indica que los principales obstáculos son "la rigidez que se observa en sectores como el energético, laboral y en la tenencia de la tierra, así como en la falta de agua y manejo que se observa de ésta y del resto de los recursos naturales, también la alta dependencia comercial con Estados Unidos y finalmente, un sistema político donde los ciudadanos no se sienten representados".

El ex dirigente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) planteó la necesidad de emprender una serie de reformas estructurales: la hacendaria, que fomente la productividad, premie el trabajo y la inversión, y promueva la creación de empresas; la laboral, que proteja la fuente de trabajo y no la preservación de empleos ineficientes, y una segunda generación de reformas energéticas que dé lugar a la participación de particulares en la industria petrolera. González puso como ejemplo el caso de Brasil, que es hoy "una luminaria en el espectro energético mundial".

Monreal reprochó a González que pusiera como ejemplo a Brasil, cuando él y los demás miembros de la cúpula empresarial impidieron, en 2006, que una opción de izquierda llegara a gobernar el país. Recordó los espots en medios electrónicos, pagados por el CCE, para denostar a López Obrador y pedir a los mexicanos que no votaran por él, porque si ganaba habría inflación, carestía, desempleo e inseguridad.

“¡Y fíjense qué paradójico¡, el escenario actual es ese y me suena muy curioso que ahora se quejen del gobierno que ellos mismos impusieron. Ahora dicen: ‘este gobierno no sirve, está mal en competitividad, este es el peor gobierno’. La neta es que se equivocaron, piden un cambio profundo y eso es lo que planteaba el candidato de la izquierda.”

Claudio X. González rehusó debatir con Monreal, y en su última intervención sólo manifestó: "de manera muy personal, estrictamente personal, no quiero hablar del pasado para nada". Insistió en que no le interesa el pasado, sino el futuro, y le "aterra" el inmovilismo; que el país vaya a la parálisis y la mediocridad; y señaló que le inquieta que "a partir del primero de septiembre empiecen los cálculos políticos".

El dirigente del PRD, Jesús Ortega, exigió la renuncia de todos los responsables de la conducción de la política económica en el país, por el "fracaso evidente" que se tiene en la materia.