jueves, 27 de agosto de 2009

Corrupción en Cámara se debe a complicidad diputados: Layda Sansores


Escucha la entrevista



La diputada federal saliente Layda Sansores, de Convergencia calificó a la Cámara de Diputados como un paraíso de corrupción, y de ausencia de la moral pública, luego de que se revelaran los abusos y privilegios, así como gastos excesivos, tras la devolución de más de un millón de pesos a la Cámara baja, por parte del diputado panista Gerardo Priego.

“Es una vergüenza, la hemos convertido en un paraíso de la secrecía, de la discrecionalidad y corrupción, de ausencia de la moral pública”.

Entrevistada vía telefónica en “Fórmula Detrás de la Noticia” con Ricardo Rocha, Layda Sansores dijo que esa situación se mantiene porque hay complicidad de los diputados con los coordinadores, al aceptar los privilegios.

“Hay coordinadores que toman las decisiones, pero también hay complicidad por parte de los diputados con nuestro silencio y aceptando esas prebendas y privilegios que se otorgan lo hemos permitido”.

Por ello, dijo, espera que la próxima legislatura tome conciencia; “es voluntad política, lo que se necesita”.

“Como podemos estar supervisando el buen uso de los recursos públicos de otras dependencias, y muchas aprobación de la Ley de Transparencia y Fiscalización, si nosotros no empezamos por ordenar la casa”.

Asimismo, denunció que en un acto de filantropía, la Cámara baja donó 46 millones de pesos a la Fundación Estrada, misma que preside el panista Héctor Larios.
“Lo de asociación civil es un fraude, es lavado de dinero público. Las mismas cabezas son las que propician esta corrupción”, apuntó.

La legisladora agregó que se logró aprobar la creación de un Órgano Autónomo de Revisión, y un Reglamento de Transparencia y Acceso a la Información Pública, “para que en la en Cámara no sea la misma Junta de Coordinación a quien le pidas información, te la niega, interpones el recurso de revisión y ellos mismos te lo vuelven a resolver”.

Dijo que el 6 de abril se publicó el decreto, y en treinta días debieron haber sido electos los tres consejeros de este Órgano, pero no se ha realizado.