miércoles, 22 de julio de 2009

Sonora, el ife y su monitoreo de 25 mdd



• El regreso del bodrio electoral
• La espotiza y el gymboree

Ganar una batalla es fácil, mi estimado, asegurar la victoria es lo difícil. Ahora que está por comenzar el sugestivo escándalo sobre la controvertida licitación del ife (con minúsculas) a la empresa Grupo de Tecnología Cibernética SA de CV, que recibió la friolera de 25 millones 745 mil 560.69 USD para dotar de equipos para monitorear la espotiza de 23 millones de anuncios difundidos en la pasada campaña y que resultó ser una simulación, una falsedad, una mentira, o mejor aún, un negociazo para ¿el retirement fund? de algunos consejeros, de un ilustre personaje panista y los personeros pantalla para llevar a cabo este atraco que hubiera pasado desapercibido si no existiera una impugnación del cochinero, el bodrio electoral volverá a ser artículo de moda para pavimentar el camino del reversón o ¿reflexión? legislativa... que está junto con pegado al interés de Televisa y TVAzteca.

Pero despacio y nos amanecemos, así que corra por su drink porque ahí le va. ¿Listo?

Desde hace lunas le comentaba en este irreverente espacio que gracias al Frankenstein de Felipe y su gymboree (ídem) de Los Pinos, la espotiza y el monitoreo serían pilares fundamentales para que los partidos políticos tuvieran las herramientas necesarias para impugnar, de acuerdo al nuevo Cofipe, algún proceso si existieran bases sólidas para argumentarlo y en su caso, revertirlo… o repetirlo. ¿Estamos?

Desde el 25 de mayo le platiqué que en Sonora se detectaron serias anomalías y defectos de transmisión de los anuncios tricolores que traían fallas de origen y donde los pasados de Leonardo, para ser más exactos my friend, pautaron de manera inequilibrada, en perjuicio del PRI, las campañas políticas de Sonora que terminaron beneficiando al PAN —que además con un descomunal cinismo lucró con 48 pequeños féretros donde el respetable sigue esperando (sentado, of course) se le finquen responsabilidades a la acreditada Carla Rochín Nieto y Juan Molinar Horcasitas—, y que ante la documentada queja priista el culebrón terminó en el escritorio de María del Carmen Alanís, titular del tepjf (oootro con minúsculas) que ordenó al ife reponer la espotiza que alcanzó la cifra de 23 mil 630 anuncios omitidos. ¿Me sigue?

Lo primero que debe saber, mi estimado, es que el ife no presentó ninguna prueba de… su presumido (y carísimo) monitoreo para refutarle al PRI en esa plaza las cifras que acreditaban la omisión en el pauteo, con evidente dolo, reconociendo con rapidez inusitada que con la pena, pero habían tenido un “error operativo” (but of the left brain) que tuvieron que arreglar con el reloj en contra, y presionados para utilizar sus propios tiempos en radio y tv para elaborar una pauta complementaria que subsanara la verdad a medias, perdón, la mentira completa. ¿Comprende?

Evidentemente no alcanzó el tiempo para componer el haiga sido como haiga sido del agandalle azul que ya dio sustento jurídico al PRI para presentar una queja, formalizada ayer ante el tribunal local sonorense y esperar el fallo, seguramente impugnarlo, y hacer antesala para que la bolita postelectoral llegue al escritorio de Alanís y sus magistrados… que tienen la obligación de emitir un fallo que contemple la matemática inequidad registrada en la campaña. Cuyo resultado puede ser la anulación de todo el proceso porque un arreglón va a estar más complicadón porque los azules después del 5 en lugar de fichas tienen, mmmm… canicas. ¿Vamos bien?

Sonora vuelve al epicentro mediático, donde el PAN tiene alta posibilidad de perder el último diente (de leche… jajajajajaja, perdón) que le quedó después de que el PRI lo aplastara el pasado 5 de julio originando además la maravillosa terquedad del dedito presidencial para imponer a César Nava que es lo mejor para la debacle azul rumbo al atractivo proceso del 2010, so Felipe, keep up the good work.

En resumen, nada está dicho en Sonora. Los dardos jurídicos priistas son sólidos, sobre todo cuando se solicite al ife que presente su súper tecnológico y avanzado CD del monitoreo para comparar la espotiza… sobre todo hoy que estos miserables están haciendo un compendio de su monitoreo de reconocido know-how de métodos especializados:

Step one.- Grabaron (lo que pudieron) de todos los canales.

Step two.- Escucharon lo grabado.

Step three.- Anotaron lo que escucharon.

Chingón.

Esto nos costó (de nuestros impuestos) más de 25 millones de… ¡DÓLARES¡

¡¿Así o más claro?!

gomezalce@aol.com