miércoles, 8 de julio de 2009

Se desata "guerra interna" en el PAN por relevo de Germán Martínez


ÁLVARO DELGADO

MÉXICO, DF, 7 de julio (apro).- Después de la conmoción por la debacle electoral del domingo, la peor en su historia de siete décadas, se ha iniciado una "guerra" interna por la sucesión de Germán Martínez Cázares en la presidencia del Partido Acción Nacional (PAN), pero también por el periodo que durará la nueva gestión.

En una disputa todavía soterrada, que incluye la especulación de nombres de quienes eventualmente sustituyan a Martínez --que hoy fue arropado por los gobernadores del PAN--, un grupo de panistas acusó al grupo de Felipe Calderón de pretender imponer a un sustituto por un nuevo periodo de tres años, pese a que los estatutos establecen que sólo debe completar el año y medio que queda al lapso vigente.

El artículo 68 establece: "En caso de falta absoluta del presidente, el Comité Ejecutivo Nacional convocará en un plazo no mayor de treinta días al Consejo Nacional, que elegirá presidente para terminar el periodo del anterior, mientras tanto el secretario general fungirá como presidente."

Martínez dijo ayer lunes, al renunciar a la presidencia, que convocará al CEN para que a su vez prepare la sesión del Consejo Nacional, el máximo órgano de dirección del PAN y que elige al presidente.

La reunión del CEN se celebrará el próximo lunes 13, a las 17:00 horas, por lo que el sucesor de Martínez será electo a mediados de agosto, entre un elenco de panistas entre los que se encuentran los exgobernadores Carlos Medina Plascencia, Ernesto Rufo y Eugenio Elorduy, o allegados de Calderón como el senador José González Morfin, el diputado Héctor Larios, el secretario de Turismo, Rodolfo Elizondo, y el embajador en España, Jorge Zermeño.

También se mencionan como aspirantes a presidente del PAN a Juan Miguel Alcántara Soria, subprocurador general de la República, cercano a Diego Fernández de Cevallos, y a Jesús Galván, director de Liconsa y uno de los hombres más allegados a Carlos Castillo Peraza.

Pero, además de definir quién será el sucesor de Martínez, la disputa tiene que ver con el periodo que durará en el cargo, porque adversarios a Calderón lo acusan de querer imponer a un presidente de tres años, cuando los estatutos obligan a que sea sólo para cumplir el periodo vigente, que concluye en diciembre de 2010.

Martínez tomó posesión el 7 de diciembre de 2007, después que Manuel Espino anunció, un mes antes, que adelantaba su salida de la presidencia del PAN, cuyo periodo concluía en marzo de 2008.

En medio de estos jaloneos internos, y un día después que Martínez renunció a la presidencia del PAN –aunque no aclaró si dejará el cargo al secretario general, Rogelio Carbajal--, siete de los ochos gobernadores de este partido y los coordinadores de los grupos parlamentarios se reunieron con el renunciante y emitieron un pronunciamiento.

"Reconocemos el trabajo responsable y agradecemos el esfuerzo del presidente nacional del PAN, Germán Martínez, durante su periodo al frente de nuestro partido, y especialmente durante la campaña electoral del 2009", dijo el gobernador de Baja California, José Osuna Millán.

Los gobernadores de Jalisco, Emilio González; Morelos, Marco Antonio Adame; Guanajuato, Juan Manuel Oliva; Tlaxcala, Héctor Ortiz; San Luis Potosí, Marcelo de los Santos; Querétaro, Francisco Garrido, y Aguascalientes, Luis Armando Reynoso, expresaron su reconocimiento a "su valentía y su congruencia al sumir también la parte de la responsabilidad que toca a la dirigencia frente a los resultados alcanzados"

Y añadió enseguida: "La dimisión de Germán lo honra y a todos los panistas nos compromete a llevar a cabo una reflexión honesta y crítica para identificar y corregir, sin titubeos ni pretextos, las causas de los malos resultados que el domingo pasado tuvimos en las urnas".

Martínez, los gobernadores que asistieron --a excepción de Garrido Patrón--, y los coordinadores parlamentarios, Héctor Larios y Gustavo Madero, no aceptaron preguntas de los reporteros.