domingo, 19 de julio de 2009

ibarra

Riquelme presiona para que Ibarra no se vaya
"Tengo la esperanza de que Hugo siga. Es el mejor cuatro que he visto jugar en los últimos 20 años", dijo.
Por: Gustavo Yarroch
Sólo él sabe si lo dijo por genuino interés futbolero o porque no se quiere quedar sin otro de sus aliados en un plantel en el que no le sobran compañeros afines. En lo que pareció un grito a los cuatro vientos, Juan Román Riquelme salió a pedir ayer por la continuidad de Hugo Ibarra. "Todavía tengo la esperanza de que Hugo siga. Es el mejor cuatro que yo he visto jugar en los últimos veinte años. Nos ha dado todo a los hinchas de Boca. Si no tenemos la suerte de que esté, vamos a perder a otro gran jugador", advirtió. Y, en un mensaje optimista parecido al pronunciado el viernes por Alfio Basile, agregó: "Yo tengo la ilusión de que en unos días esté trabajando con nosotros". En efecto, es posible que la situación de Ibarra se resuelva mañana. Según dijo a Clarín un alto dirigente del club, el lateral quedó en contestar "antes del martes" si acepta una rebaja de alrededor de un cincuenta por ciento para renovar su contrato. Ibarra duda entre responder afirmativamente al ofrecimiento de Boca o darle el okey a la propuesta que le hizo Juan Sebastián Verón para jugar en Estudiantes de La Plata.En un plantel poco menos que dividido entre Palermistas y Riquelmistas, al diez no le quedan demasiados compinches. Tras la ida de su amigo Luciano Figueroa, sus hombres de mayor confianza son Ibarra y Javier García. Y si también se va el Negro, su grupo se quedaría sin un referente histórico del plantel. Pero Riquelme no sólo se refirió a su deseo de que Ibarra continúe. También lamentó la partida de Rodrigo Palacio, con quien tenía cero feeling. ¿Mouche y Noir pueden suplantar a Palacio?, le preguntaron en FM 101.1. Y respondió: "No sé. Es un jugador de nivel muy alto. Lo extrañaremos. Vamos a tratar de apoyarlos a los chicos. Pero los jugadores como Palacio son los que no se pueden reemplazar. Trataremos de ayudar a quienes tengan que reemplazarlo.¿En esta mitad del año seduce más el torneo local?Todo es importante. A veces acá no se le da la importancia a las cosas que se ganan. Daba gusto ver cómo se festejaba en La Plata y cómo lo fueron a buscar al aeropuerto a Estudiantes. En el 2007 ganamos la Copa y no se festejó. Parece que es una obligación de Boca salir campeón. Y realmente cuesta mucho lograr esas cosas. Por otro lado, Riquelme tuvo tiempo para marcar terreno ideológico y elogiar una vez más al equipo de Angel Cappa, un técnico que le simpatiza: "Yo hoy digo que para pagar una entrada, sigo eligiendo ver a Huracán, aunque pierda o empate".