miércoles, 10 de junio de 2009

“Totalitarismo fascista”, actitud del IMSS: Shriners. Con Ruiz-Healy

Junio 9th, 2009

Alberto Barreda Robinson, representante de Shriners Hospital en Sacramento, California, acusó a las autoridades del IMSS de negarles a los padres de los niños quemados de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, en ser trasladado a hospitales especializados.

“Un tal señor Karam (Director del IMSS), medio déspota, han estado forzando a los padres de los niños a llevárselos a Guadalajara al Centro Médico de Occidente, hay algunos padres a los que están hablando por teléfono que los quieren mutilar a los niños y darles tratamientos inadecuados para esto, cosas que no harían en Sacramento”.

Barreda Robinson destacó que los hospitales Shriners son los mejores del mundo para atender este tipo de problemas y recordó que la organización dispuso de inmediato la posibilidad de que todos los niños que resultaron afectados, puedan ser atendidos en el hospital que se encuentra en Sacramento.

En entrevista con Eduardo Ruiz-Healy, señaló además que Daniel Karam mantiene el argumento de que el Instituto Mexicano del Seguro Social tiene buenas instalaciones y conocimientos suficientes para tratar a los niños. Acción que calificó como “un totalitarismo fascista”.

“No me reuní con Karam, me mandó a volar, yo andaba ayudando a los niños quemados aquí en los hospitales, llegaron Karam y después el Estado Mayor Presidencial, me sacaron de los hospitales y me tuvieron aislado, no me dejaban entrar al hospital, el argumento fue que iba el señor Presidente”.

Denunció que a los familiares de las víctimas los tienen atemorizados, secuestrados, en albergues de la Cruz Roja de Guadalajara, “una situación muy difícil, los tíos, abuelos, la familia, me hablan para que los saque de Guadalajara… pero el IMSS no quiere llevarlos a Sacramento, ahora me salen con que quién paga el avión, pues ¿quién tuvo la culpa?”.

Cabe mencionar que el hospital Shriners, ubicado en el bulevar Stockton, ofrece cuidado gratuito a niños víctimas de quemaduras provenientes del oeste de Estados Unidos, México y Canadá.

Por lo regular, el hospital recibe de una a tres víctimas con quemaduras severas de México cada mes.