lunes, 8 de junio de 2009

IMSS, otro botín de Los Pinos


Francisco Rodríguez
Indice Político

Un hombre de estado es el que pasa la mitad de su vida haciendo leyes,
y la otra mitad ayudando a sus amigos y parientes a no cumplirlas”.
Noel Clarasó

Los Gómez del Campo aparecen en cuanto organigrama de dependencia pública federal usted se imagine. Primos y, por supuesto, hermanos de la señora Margarita Zavala, ellos han obtenido bien remuneradas “chambas” y “aviadurías”, desde que la estrella política de su primo y cuñado Felipe Calderón empezó a titilar: en la organización partidista, primero, pero después en otras relacionadas con los encargos que el michoacano fue escalando solo y, claro, la que ahora tiene with a little help from his friends o “haiga sido como haiga sido”, cual lo interpreta él.
Dos Gómez del Campo, cuando menos, han pasado un fin de semana más que amargo. Desde la mañana del viernes, Carlos Castañeda Gómez del Campo, al hacerse pública una mega transa por 3 mil 103 millones 440 mil 809 pesos, unos 260 millones de dólares, en contra de las finanzas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que él apadrinó en su “calidad” de director de Innovación y Desarrollo Tecnológico, de ese organismo que se sostiene con las cuotas de los empobrecidos trabajadores y los cada vez menos prósperos empleadores.
También el viernes, sólo que por la tarde, el apellido brincó a las primeras planas al darse a conocer que una de las propietarias de la ahora trágicamente famosa guardería que el IMSS subroga en Hermosillo –y en donde, usted lo sabe, una cuarentena de infantes han perdido la vida, luego de que ahí se registrara un incendio— es Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella, quien junto a Gildardo Francisco Urquídes Serrano y Sandra Lucía Téllez Nieves obtuvieron este “contratito” del Seguro Social para unas instalaciones que ni remotamente presentaban las mínimas condiciones de seguridad, higiene ni atención para los hijos de las trabajadoras que, eso sí, religiosamente cotizan al rubro de dizque “seguridad social”.
Estamos frente a dos criminales. El que asalta las arcas del IMSS y la que consigue contratos y recibe fondos de Procampo, aparentemente sin necesidad, sólo por cuestiones de parentesco con quienes desde el 2006 ocupan Los Pinos: Felipe Calderón y Margarita Zavala.
Son legiones los Gómez del Campo. Habría que ¿agradecer? que, a diferencia de los parientes de Margarita Zavala, los hijos de Marta Sahagún sólo sean tres y que, en apariencia, sólo dos de ellos estén directamente involucrados en actos de corrupción que, por complicidad –hoy es evidente— permanecen impunes.
Ya se lo he comentado aquí. Los Gómez del Campo son los Bribiesca Sahagún de este fallido periodo sexenal.
Ahí está muy visible Mariana Gómez del Campo, dirigente (je je je) de lo poco que hay del PAN en el Distrito Federal, quien no sólo reparte las tajadas del pastel electoral entre sus amigas, amigos y pretendientes –hoy le sobran-, sino que hasta lucra, incluso, con los apoyos económicos que la Secretaría de la Reforma Agraria por ley otorga a los campesinos.
Y la hermana de Mariana, Teresa Gómez del Campo Gurza, quien durante meses gozó de una “aviaduría” –de casi medio millón de pesos- en el Instituto de la Juventud que encabeza una de las amigas de la “dirigente” panista en la capital nacional.
Todo ello, claro, adosado con la omnipresencia del hacedor del milagro, Hildebrando Zavala Gómez del Campo, sobre quien pesan indelebles acusaciones de corrupción, sí, pero también de participación criminal en las fraudulentas elecciones federales del 2006.
¡Qué bonita familia!
Rete-chula, desde la madrugada misma de aquel primer día cuando el pariente llegó a ocupar Los Pinos, escoltado por una partida militar.
Los sucesos del viernes por la tarde, en Hermosillo, hacen hervir la sangre.
Tráfico de influencias… apropiación indebida de recursos públicos… súmele usted todos los delitos que se esconden tras el incendio que mató a tantísimos niños y que, como en el caso del robo en despoblado que es el contrato del IMSS con la empresa de informática de origen hindú, quedará impune.
Porque como fueron los Bribiesca, ahora los Gómez del Campo son los nuevos “dueños” de México.

Indice Flamígero: De un lector: “Si desaparece Aviacsa, ¿quién gana? Volaris (de Pedro Aspe, cuatazo de Salinas, que dicen que tiene amigos entre los actuales “gobernantes”), que se quedaría con sus instalaciones en el aeropuerto Benito Juárez. No puede pasarse por alto que Volaris publicita que su flota es muy joven, y que lo que dijo la PANdilla de MMMolinar para tratar de bajarla es que los aviones de Aviacsa son peligrosos. (¿Un peligro para México?) Sólo queda recomendarle a Aviacsa que vaya a algún foro a cantar las glorias y la sabiduría y el patriotismo y etc., etc., de Calderón, para que tal vez lo dejen en paz. Esa fórmula ya probó ser exitosa con Humberto Armenta, que sigue sin hacer el Hospital del IMSS en San Pedro Xalpa sin que lo molesten. No sé por qué me late que la guardería de Hermosillo se la dieron, vía “licitación” o adjudicación directa a algún panista, durante el paso de MMMolinar por el IMSS. Ya ve que, como dijo “germamoncito”, ese sí es leal.” Sin comentarios.

www.indicepolitico.com
pacorodriguez@journalist.comEsta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
http://twitter.com/pacorodriguez