martes, 2 de junio de 2009

Felipe El Valiente



• El ife y su disyuntiva
• Michoacán: ¿único narcoestado...?

Aquél que cree hallarse por encima de la justicia, mi estimado, debe basarse en la justicia, comprender la justicia y ser alcanzado por medio de la justicia. Estupendo el beso del diablo del ¿abogado? Fernando Gómez Mont a las lacritas amarillas al afirmar que el PRD es un partido colaborador, lamentando que se le quiera vincular con el organizado crimen y así evitar explicar con exactitud jurídica los atropellos legales del uso (y abuso) del mentado arraigo como método para diseñar expedientes delictivos a la medida ante la falta de pruebas contundentes… después de seis meses de arduas y sesudas investigaciones relacionadas con el espectáculo, con tufo electorero, en Michoacán.

Y con la excitada adrenalina que corre con desenfreno por las venas de Los Pinos, my friend, el botoncito de exaltar la valentía presidencial, el arrojo y los pantalones fajados para enfrentar (des)unidos la mal llamada guerra contra el narcotráfico lo que se está ocasionando es una delicada fractura política manchada, además, de sugestiva selectividad, demostrado ya con el caso Adame en Morelos.

La polarización y el encono desarrollado como estrategia del partido en el poder (del no poder) a escasas semanas de los comicios intermedios arrojarán un saldo negativo cuando lo que el país necesitará, además de la emocionante valentía, es el consenso de todas las fuerzas políticas para entrarle de lleno al otro peligroso tsunami llamado crisis económica, cuyas cifras continúan preocupando por la incertidumbre que aún no toca fondo.

Y para continuar documentando el divertido catastrofismo, los pasados encabezados por Leonardo Valdés en el ife (con minúsculas) están metidos en un original problemón con aquellito del pautado en varias plazas, donde con la omisión de la espotiza están debiendo tiempos importantes de campaña y que ha desencadenado en el interior del instituto el simpático dilema de qué hacer con los anuncios omitidos y que, estrictamente, deberían reponerse a los partidos políticos como sucedió en el caso de Sonora, donde el ecuánime ife pautó de manera inequilibrada, en perjuicio del PRI, las campañas locales.

El primer tropezón se encuentra en (el fallido) monitoreo, mediante el cual las lacras del ife tendrían los argumentos y las pruebas para sustentar la equidad, certidumbre y transparencia del ya accidentado proceso electoral.

El segundo traspié estará en la disyuntiva de ¿exigirles? a los concesionarios pautar lo omitido cuando los partidos políticos podrían solicitarle al estupendo árbitro que, porfa, aún hay tiempo para que ceda parte de sus tiempos de campaña de promoción al voto… para subsanar el dolo o negligencia con la que se ha conducido el atractivo pautado.

La tercera caída ocurrirá cuando al concluir las campañas, los partidos políticos —que ya contrataron su propio monitoreo— cotejen con el ife sus cifras, que no van a cuadrar, y la cascada de quejas deriven en impugnaciones que saturarán a los chicuelos del TEPJF con el agravante de que los fallos podrían llegar después del haiga sido como haiga sido, yes?

Al volátil panorama agréguele que estos pasados ayer avalaron, con la diferencia de un voto, el uso (y abuso) de la envalentonada figura presidencial para la espotiza azul que trae ese dêja vú del 2006 sobre la iniquidad en la contienda.

La simplona pregunta del sonriente respetable ante el desmadre en la cancha electoral sería ¿quién(es) sale(n) beneficiado(s) con el KO técnico, por un lado sustentado en el inexistente monitoreo? Y sin duda uno de los intereses que emerge es el de Televisa, que apuesta por enterrar el bodrio electoral de Felipe El Valiente y regresar, oficialmente por supuesto, a esos añorado$$ tiempos.

¿Vamos bien o me regreso?

Por la Mirilla

Uno. El sueño de los mAFIosos terminó después de haber sido orgullo foxista aplaudido y presumido ante la misma Hillary Clinton…

Dos. Las marchas de ayer, por un lado en Cananea conmemorando la fecha del 1 de junio de la huelga de los mineros —emblemático botón revolucionario— y por el otro aquí en la capital del contingente del Frente Sindical Mexicano, preparan el terreno para la otra manifestación programada para el día de mañana.

Y tres. César Nava escupe (hacia arriba) declarando que Michoacán se convirtió en un narcoestado… Ajá.

gomezalce@aol.com