sábado, 23 de mayo de 2009

Cinco compadres neoliberales


Manú Dornbierer Satiricosas


Cuando estuvieron juntos en Davos el pasado enero, chacotearon y se divirtieron como chamacos, rememorando añejos y falsos pleitos políticos entre miembros del PRIAN. Dos presidentes de México, uno sospechoso y otro espurio, ambos naturalmente “gatos” del neoliberalismo que les paga y que tratan de reestablecer no obstante la debacle económica que ocasionó, una de las peores de la historia.
El sospechoso Zedillo es rico, protegido y consentido miembro del establishment gringo. El espurio Calderón, asimismo, trabaja desesperadamente para agradar al neoliberalismo que se niega a morir y cada día sirve mejor los intereses de lo peor del bushismo, sobre todo desde que le quitaron a Mouriño y ya no está tan comprometido con España. Les obsequió la guerra contra el narco que por lo pronto le cuesta a México fortunas enormes y 10 mil muertos ya y -solicitemos información- colosales cantidades de dinero en época de vacas flacas.
Además acaba de montarle a sus amos un ensayo experimental sociológico para preparar, a base de terrorismo biológico, una guerra que posiblemente se abatirá sobre el planeta si no se logra revertir la crisis económica y las poblaciones se alebrestan. Aquí, pemítaseme un espacio para corregir mi error en un articulo anterior: En 1918 no pudo darse la guerra biológica, era demasiado temprano, pero sí el contagio estratégico entre personas, específicamente soldados, para ocupar y apaciguar a millones de desesperados tras la guerra de 1914-18. El primer caso se dio en Missouri aunque le llamaron “gripa española”.
En estas dos aportaciones calderónicas, Felipe obtuvo el título de “príncipe valiente del imperio” en la primera y en la segundo nada menos que el de “salvador de la humanidad”, porque dice haber evitado 30 millones de muertes por influenza producida por un virus que, se ha insistido, no es letal.

Un ensayo neoliberal
Para esta segunda prueba de sometimiento no le importó paralizar toda actividad durante dos semanas, dañando económicamente a toda la población a grados inauditos que el INEGI debería evaluar si no estuviera dirigido por Sojo, otra tapadera de la incompetencia y/o mala fe panista. Desde luego las mayores víctimas del título que se adjudicó el pueril Calderón de “salvador de la Humanidad” y la detención por pánico de toda actividad, fueron la industria turística y la porcicultura. El ignorante Córdova, médico de Fox, enemigo de la píldora y del condón, que impuso como Secretario de Salud, hubiera sido despedido por su ignorancia y pésimo manejo de la supuesta pandemia, empezando por el nombre de “gripa porcina” que demasiado tarde cambió a “influenza humana”, ya que los útiles y puercos mexicanos (no me refiero desgraciadamente a los políticos) fueron rechazados en el mundo entero y cayó su venta en picada. Hoy, demasiado tarde la propaganda de la Secretaría de Salud en los medios explica que nada tiene que ver la carne de cerdo con la influenza humana, antes gripe porcina. ¿Por qué no lo pensó y dijo antes? Qué diferencia de este Córdova con la Secretaría de Salud de Indonesia, que ante un caso de dizque pandemia decretada por la Organización Mundial de la Salud, OMS, le demostró la falsedad de su postura y se negó a cerrar y a dañar a su país. La cardióloga Supari, aún en funciones, descubrió -qué raro- que la OMS utiliza sólo laboratorios neoliberales para los estudios de pandemias y luego envía los resultados a su patrón el gobierno de Washington.
En México en las últimas semanas, sólo los fabricantes de “bozales” ganaron dinero y desde luego los fabricantes de medicinas. A propósito, los primeros causaron daño físico -y moral desde luego- a todo un sector de mexicanos que brindan servicios ya que sus empleadores los obligaron a hacer lo que decía el gobierno, a usar los primitivos tapabocas que según opinión médica, sobre todo en ambientes húmedos, se convierten en trampas de gérmenes, además de recipientes de CO2. Sólo los prestadores de servicios fueron obligados a respirar su propio bióxido de carbono durante horas y a sentirse “sucios y peligrosos” frente a los que servían.

Regresa Zedillo a
dar órdenes
El encuentro en Suiza de Lipe y Neto dio frutos neoliberales, of course. Ernesto Zedillo, apodado La Neta en los barrios capitalinos, al que mi amigo Fárber llama “Sádico especialista de las terapias de choque” a beneficio de las sanguijuelas del Gran Capital Mundial, vino a ordenarle a Lipe que aunque sean dolorosas (de haber tenido bigotes, se los hubiera relamido) se tienen que aplicar “medidas necesarias” contra la población mexicana, cada vez más pobre y fregada que ya le debe a Zedillo:
- La pérdida de todos los bancos nacionales para la completa extranjerización del hoy intocable sistema bancario neoliberal al que gracias a su FOBAPROA-IPAB le seguiremos pagando eternamente “el rescate bancario” amén de entregarle para nuestra total explotación nuestros magros haberes actuales.
- El hecho de que nuestros puertos, aeropuertos, carreteras, etc. hayan sido privatizados a beneficio de muchos explotadores extranjeros (los boletos de avión serían más baratos si no le pagáramos derecho de aeropuerto a careros grupos extranjeros, por ejemplo).
- La desaparición de los ferrocarriles en México.
- Y por si fuera poco, 70,000 millones de dólares que costó en 1995 el manejo nefasto de la crisis cuando Salinas le dejó la economía “prendida con alfileres”. Eso costaron Zedillo y su secretario de Hacienda, Jaime Serra Puche.
- El engaño del paso a una falsa democracia panista con la que se alió desde el poder presidencial, con un Fox al que le enviaba poemas del alejandrino Cavafis como “El viaje a Itaca” para explicarle en lenguaje cifrado que no temiera, que estaba con él. Reseñó en “Reforma” el poético episodio de la unión Zedillo-Fox un cierto De Paula, amigo de Fox y lo rescaté en mi libro Sexenio Terminal (pag. 68).
-¿Le debe el PRI, quizás más directamente de lo que se cree, la abyecta desaparición de su candidato Colosio, sacrificado a los intereses del Gran Capital del que habla Fárber o de los narcos de los que habla De La Madrid?

El comal De la Madrid
le dice a la olla Salinas…
Las elecciones medias de julio 2009 son de tal importancia que Miguel de la Madrid juzgó necesario descargar su conciencia “arrepintiéndose” de habernos heredado a Salinas y ¡y su inmoralidad! El comal hablando de la olla. Por favor.
Por eso cuando le dicen los del PRIAN que no vote, lector, no haga caso, es que tienen miedo de perderlas y entre más votos tengan que contar los rajones del IFE más les costará hacer su acostumbrado fraude, además Elba Ester y su espurio ya se están peleando. Así que vote, ciudadano.
El cinismo de De la Madrid impresiona. Si confesarse quiere, que explique el presidente que más empobreció a los mexicanos y más periodistas mandó asesinar, porqué el periodista estadunidense Jack Anderson, en la primera visita que hizo al presidente Reagan, lo acusó en el Washington Post y 900 periódicos más de “haber amasado en los pocos meses que tiene en el poder 162 millones de dólares en una cuenta bancaria suiza”. ¿Serían de la “partida secreta” que posteriormente le tocaría saquear a Salinas? También rescaté esta linda noticia de la moralidad del inventor de la Renovación Moral (con muchas más) en mi libro “El Hombre Gris” pag. 31). En cambio hubo una gordísima que se me pasó, pero que incluiré en una reedición, la segunda, después de la que hizo Excélsior, porque la original de Grijalbo desapareció pronto de las estanterías. Alguien compró todo.
MMH recibió el país con una deuda externa de 80 mil millones de dólares y lo regresó exactamente igual, sólo que pagó 130 mil millones de dólares “de intereses”. ¿Qué tal?

5 alumnos de las
universidades gringas
El 5 de febrero de 1924 el secretario de Estado Richard Lansing envió una carta JC Hearst, dueño de la cadena periodística que quería imponer en la presidencia de México a un presidente estadunidense para acabar con la Revolución. Decía: “... México es un país extraordinariamente fácil de dominar, porque basta con controlar a un solo hombre: el presidente. Tenemos que abandonar la idea de poner en la presidencia mexicana a un ciudadano americano, ya que esto llevaría otra vez a la guerra. La solución necesita de más tiempo: debemos abrirles a los jóvenes mexicanos ambiciosos las puertas de nuestras universidades y hacer el esfuerzo de educarlos en el modo de vida americano, en nuestros valores y en el respeto al liderazgo de Estados Unidos. México necesitará de administradores competentes. Con el tiempo, esos jóvenes llegarán a ocupar puestos importantes y eventualmente se adueñarán de la presidencia. Sin necesidad de que Estados Unidos gaste un centavo o dispare un tiro, harán lo que queremos. Y lo harán mejor y más radicalmente que nosotros”.
Así fue: De la Madrid, una maestría de administración pública en Harvard, la que hizo Calderón en 10 meses. Salinas en Harvard una maestría de economía y un doctorado (intención: cómo beneficiar al imperio), los mismos que Zedillo en la universidad de Yale. Fox estuvo en la universidad Coca-Cola (según propia observación) y tomó un curso de Harvard para ejecutivos, de 2 semanas, en Cuernavaca.

http://satiricosas.es.tl