viernes, 12 de septiembre de 2008

El futuro de los netbooks según Enrique Dans

Fotografía extraída de Pixel y Dixel
En "La consolidación y el futuro del mercado del netbook" Enrique Dans se centra básicamente en pintar el escenario que él ve como plausible en un futuro para los netbooks.

Siento decir que tengo que disentir con las dos ideas principales que transmite Enrique. Sin embargo, es una disensión con "matices". A saber:

Idea 1. Los netbooks no son portátiles convencionales
"este tipo de equipos están lastrados por un problema: el hecho de que el mercado los perciba como “dentro del mismo concepto” que los portátiles convencionales, cuando en realidad no lo son, y la comparación, lógicamente, tiende a defraudar si se hace en esos términos"
Para mí los netbooks son portátiles convencionales. O mejor dicho, no son portátiles convencionales, sino ultraportátiles convencionales, con un bajo precio y hardware algo "limitado".

Lo que quiero decir lo define perfectamente lo contrario de lo que expresa el segundo comentario del mismo artículo, que es el que ya he leído en incontables ocasiones: los netbooks no son portátiles baratos. Y yo lo he repetido en otras tantas: Efectivamente, los netbooks son ultraportátiles baratos. Si te parece que un netbook no es barato porque vale lo que un Core2 Duo con 2GB de 15 pulgadas, es que no necesitas un netbook, que te da un peso y tamaño muy contenido por 400 euros en lugar de 1200. Eso es lo es para mí la gran revolución de los "netbooks": ultraportabilidad para las masas.

Pero entiendo por dónde va Enrique: él quiere decir realmente que los netbooks no serán (o no quiere que sean) portátiles convencionales, partiendo de la siguiente idea. No han de tener apenas hardware para soportar "cuatro cosas" ...

Idea 2. Los netbooks se basarán en Internet
"La evolución del concepto netbook nos lleva a equipos completamente volcados hacia la red, en los que un Windows XP diseñado hace ocho años y expuesto a todo tipo de problemas de mantenimiento (virus, malware, etc.) tiene tanto encaje como el que tendrían un par de pistolas en la cintura de un santo. Equipos con sistemas operativos Linux precargados en BIOS pero en los que el sistema operativo se limita casi a proporcionar un menú inicial, destinados a soportar un navegador y un muy escaso bagaje de aplicaciones, algo muy diferente a la experiencia de un ordenador normal en el que constantemente instalamos y desinstalamos aplicaciones."
Ya hemos hablado alguna que otra vez del concepto de "ordenador de Red" y de la web 2.0 (palabro que, personalmente, aborrezco).

Soy un enamorado de Internet y de Linux, pero hay que ser realistas. Usar aplicaciones web está muy bien, pero para mí los clientes locales tienen sentido. Primero, porque es muy complicado que haya editores "pesados", por ejemplo de audio o video, en Internet. Segundo, porque muchos no confiamos en dejar nuestros datos al albedrío de una empresa (llámese Google, llámese X).

Seamos sinceros: ¿Cual ha sido uno de las mayores quejas que habeis visto sobre los Linux de los Eee PCs y los Aspire Ones? Que no es fácil instalar aplicaciones. Y eso que vienen con una gama de utilidades muy completa.

Pero si yo prefiero Ekiga a Skype, no quiero tener que tragarme lo que haya decidido poner una empresa en MI portátil. Especialmente contando con una de las palabras clave en Linux: Libertad.

Y yendo algo más allá ... ¿Qué es lo que estoy negando realmente? El concepto de segundo ordenador, del que nunca he estado demasiado convencido.

Probablemente soy demasiado visceral. O mejor dicho, pragmático. A mí me da igual personalmente si a esto le quieren llamar netbook, ultraportátil, MID, miniportátil o lo que sea. Sólo se que los dispositivos como los que describe Dans pueden ser una buena idea, pero son para un nicho acotado, al igual que los MIDs. Pero los ultraportátiles como hoy los conocemos (pantalla, teclado y sistema operativo completos con bajo peso y precio ajustado) son los que se llevarán el gato al agua. El resto de intentos se unirán al universo de Tablets y Origamis.

Es mi humilde opinión. Tienes los comentarios para dejar la tuya.