miércoles, 10 de septiembre de 2008

Disco duro contra SSD (Segunda parte): No todas las SSDs son iguales

En una entrada anterior veíamos un intento de comparativa entre un disco duro y una SSD. O más concretamente, un intento de comparativa entre el disco duro de un Asus Eee PC 1000H frente al SSD del Asus Eee PC 1000.

¿Tiene sentido esa comparativa? Seguro que si. Pero sólo si la ponemos en perspectiva.

He visto ya bastantes comparativas entre discos duros y SSDs. Algunas apreciaciones personales al respecto serían que:
  1. Son casi exclusivamente comparativas de rendimiento. Muy pocas veces se tienen en cuenta otros parámetros que son también parte de las características (y ventajas) de los dispositivos de almacenamiento de estado sólido.
  2. Se suele poner a los dispositivos de estado sólido (de distintas características) frente a discos duros de alto rendimiento, normalmente de sobremesa, a una alta tasa de revoluciones por minuto. Para mí se deberían usar también discos duros de portátil, que además suelen ser iguales en tamaño, siendo los portátiles un entorno muy adecuado para estos dispositivos (más que un sobremesa).
  3. Normalmente se usan pruebas sintéticas, lo que está muy bien para tener datos técnicos (que son imprescindibles), pero echo de menos que realicen pruebas empíricas que vayan más allá.
  4. No se somete a pruebas de estrés y otras pruebas de uso corriente en muchas de ellas. Por ejemplo, copiando varios archivos a la vez, abriendo varios ficheros, utilizando el archivo de paginación/swap ... Algunos de estos artículos sí realizan pruebas sintéticas de uso comparando un servidor con un sobremesa, rendimiento en bases de datos, entornos multiusuario frente a un sólo usuario, etc.
Desgraciadamente en este blog no disponemos de unidades para realizar test propios, así que he realizado una pequeña labor investigativa. La idea inicial era recopilar la información que pudiera sobre el rendimiento de la SSD que lleva el Eee PC 1000 y hacer lo mismo con el disco duro del Eee PC 1000H.

Además, para ser válido, debería disponer del mismo tipo de datos. Y he podido hacerlo gracias a las pruebas realizadas por distintos sitios que han utilizado ATTO Disk Benchmark. Puede ser o no la herramienta ideal, pero es la única que he visto que me haya permitido unificar y comparar datos con los distintos dispositivos.

Además de comparar los dos dispositivos de la serie 1000, he querido incluir también la gráfica de una unidad SSD SATA (no mini-pcie como la del Eee PC), para comprobar si las características de una y de otra son comparables. No me interesaban datos exhaustivos, así que sólo he tomado una como referencia. Los resultados pueden ser distintos eligiendo otra unidad.

Primera parte: Discos de estado sólido

Gracias a JKKMobile disponemos de las características de la unidad SSD principal del Asus Eee PC 1000:


Resumen:
  • Valor máximo (lectura): 34MB/s
  • Valor máximo (escritura): 28MB/s
  • Valor mínimo (lectura): 2MB/s
  • Valor mínimo (escritura): 1MB/s
Como curiosidad, incluyo también la gráfica de la unidad secundaria de 32GB de capacidad del Asus Eee PC 1000. No se trata de la unidad tratada en el vídeo que vimos en la entrada anerior.


La gráfica siguiente, sacada de una comparativa de HotHardware de 4 SSDs distintas, representa el rendimiento de una SSD OCZ Core de 32GB. No es de las más lentas, pero también las hay más rápidas. Además, se trata de una SSD basada en tecnología MLC (más). Es una de las opciones más económicas del mercado actualmente (unos 180 euros con IVA en tienda en España).

Resumen:
  • Valor máximo (lectura): 138MB/s
  • Valor máximo (escritura): 82MB/s
  • Valor mínimo (lectura): 43MB/s
  • Valor mínimo (escritura): 40MB/s
Segunda parte: Discos duros convencionales (de portátil)

He intentado acercarme lo más posible a los datos del Eee PC 1000H. Mi información es que este netbook monta un Seagate Momentus de 5400 revoluciones por minuto con interfaz SATA. Con el handicap inicial de tener que disponer de los datos aportados por Atto Disk Benchmark, he podido obtener los valores de dos modelos de Seagate en los foros de NotebookReview. El Seagate 5400.4, por ejemplo, es un disco bastante similar: 2,5 pulgadas de tamaño e interfaz SATA, aunque de un tamaño superior (250GB).

Estos serían los valores correspondientes al Seagate Momentus 5400.3:


Resumen:
  • Valor máximo (lectura): 46MB/s
  • Valor máximo (escritura): 47MB/s
  • Valor mínimo (lectura): 8MB/s
  • Valor mínimo (escritura): 7MB/s
Y estos los del Seagate Momentus 5400.4 mencionado anteriormente:


Resumen:
  • Valor máximo (lectura): 62MB/s
  • Valor máximo (escritura): 63MB/s
  • Valor mínimo (lectura): 6MB/s
  • Valor mínimo (escritura): 5MB/s
Finalmente, he querido incluir una gráfica con otro disco duro de portátil Seagate Momentus, esta vez con interfaz USB (en una caja USB 2.0) que he visto en un artículo de MaximoPC. No es de mucha ayuda para la comparación inicial, pero he querido incluirlo aquí como curiosidad y para ver cómo afecta el interfaz con que el disco se presenta al sistema operativo.


Resumen:
  • Valor máximo (lectura): 34MB/s
  • Valor máximo (escritura): 27MB/s
  • Valor mínimo (lectura): 34MB/s
  • Valor mínimo (escritura): 27MB/s
Algunas consideraciones finales:
  1. No todas las unidades SSD son iguales. Del hecho de que la unidad del Eee PC 100 sea más lenta que un disco duro no se puede derivar que las SSDs sean más lentas que los discos duros de forma general.
  2. Todas las unidades SSD suelen adolecer de peor rendimiento en modo escritura.
  3. De forma análoga, las unidades SSD suelen tener una bajada de rendimiento cuanto más pequeños sean los datos a leer o escribir. Sin embargo, esto no es exclusivo de las unidades sin partes móviles, los discos duros mecánicos sufren en mayor o menor medida el mismo efecto.
  4. Por contra (y esto no es un dato que haya obtenido de las gráficas presentadas aquí), el almacenamiento de estado sólido no tiene un rendimiento distinto dependiendo de en qué parte del dispositivo estén almacenados los datos.
Se que esta no es una entrada demasiado científica debido a las limitaciones mencionadas, pero creo que sirve al propósito de contrastar un poco mejor la comparativa del video que citaba originalmente, además de mostrarnos de forma genérica qué podemos esperar (siempre hablando de rendimiento) de los distintos dispositivos mencionados.

No quiero dejar de mencionar de nuevo precisamente dos puntos que se obvian con mucha asiduidad al hablar de los dispositivos de estado sólido frente a los discos duros mecánicos: el ruido y el calor generado.

Nota: Los valores indicados en los distintos resúmenes son aproximados. Al no disponer de pruebas propias, los he extraído de los propios gráficos para hacer la comparación más sencilla, dado que los gráficos tienen distintos rangos de datos.