miércoles, 30 de julio de 2008

Piergiorgio "Zibri": el hombre que sabía demasiado


Cuando leo algo sobre la Historia siempre me quedo con las ganas de saber algo más de los personajes secundarios que aparecen fugazmente y que a menudo sospecho que han podido tener vidas muy interesantes. El gran Juan Antonio Cebrián (q.e.p.d.) nos ha enseñado a muchos a no conformarnos con lo oficial y a investigar por nuestra cuenta más allá del relato que hemos leído.
Así, los curiosos nos encontramos siempre con sorpresas que nos proporcionan una gran satisfacción ya que descubrimos muchas más cosas que las que los libros nos han puesto por delante.

Leyendo sobre el iPhone he encontrado un interesante legajo que merece la pena mencionar ya que hace referencia a los personajes oscuros que hay en toda buena historia y, estareis de acuerdo conmigo, la del iPhone lo es. Y si aún no os lo parece, seguro que despues de leer este artículo habré despertado en vosotros cierto interés sobre el asunto.

Todo comienza cuando la multimillonaria empresa norteamericana Apple saca al mercado un revolucionario teléfono llamado iPhone que ya es un objeto de culto en las más altas esferas 'geeks'. Ya conoceis el impacto social que está teniendo este dispositivo. La televisión se ha encargado de recordárnoslo en las últimas semanas.
Poco tiempo después, un joven italiano de 37 años, Piergiorgio, más conocido como Zibri, se interesa por esta máquina y decide investigarla un poco...solo un poco. Lo suficiente como para descubrir la forma de liberar el teléfono y permitir a sus usuarios romper las cadenas que les atan a sus respectivos proveedores de telefonía móvil. Recordemos que el iPhone se vende en todo el mundo pero, en todos los casos, atados a un férreo contrato de permanencia con las operadoras.
Tres meses le bastaron para desarrollar una herramienta, ZiPhone, que en pocos minutos desbloqueaba el teléfono y, además, abría sus puertas para la instalación de aplicaciones de terceros sin pasar necesariamente por la App Store, el verdadero objeto de negocio de Apple.
Desde entonces hasta la fecha se han realizado 4 millones de descargas del software de Piergiorgio,que es gratuito, dato que contrasta enormemente con los 5 millones de iPhones que se han vendido en todo el mundo (datos hasta el 5 de Abril del 2008).
Se le considera un benefactor, un individuo extraordinario y la comunidad Mac (y la que no lo es tambien) le están muy agradecidos.
Pero detrás de este personaje intrépido, que ha sido capaz de dar la cara y hasta salir en televisión, algo que quizás pueda llegar a costarle caro, se encuentra un hombre solo, abatido, denostado y despreciado.
He visitado el blog de Piergiorgio varias veces y he paseado por sus posts, intentando comprender qué tipo de persona puede ser este tal Zibri. Su entrada del 23 de Julio titulada Credits da muchas pistas.
Para los que andeis un poco desinformados diré que Zibri ha sido acusado por el llamado iPhone Dev Team, un grupo de programadores que no tienen nada que ver con Apple, de haber robado parte de la tecnología que estos crearon para que el aquel desarrollase su herramienta de desbloqueo ZiPhone.
Le acusan de hipócrita y de estar lucrándose con el asunto dado que en su blog tiene insertada publicidad y solicita donaciones a través de PayPal.
Zibri ha contestado que él está en su derecho de “mejorar” el Pwnage Tool (la herramienta que desarrolló el iPhone Dev Team) pues es Open Source.
Es tanto el odio que sienten hacia este personaje que se han creado blogs como este cuyo lema principal es el siguiente:
"Un blog sobre Zibri, gobernante de todas las cosas iPhone, infame ladrón, amante del dinero, y sobre todo un mal chico".
La controversia entre los hackers del iPhone no ha hecho más que comenzar.
En esta película no solamente son actores Zibri y el Dev Team. Tambien está la propia Apple que de momento no ha abierto la boca.

Lo que es cierto es que muchos de los propietarios de un iPhone le deben gratitud a todos estos individuos que, en el caso de España, no tienen ya por qué atarse una cadena con Movistar durante dos años. Y el resto del mundo idem de lo mismo.

He creido interesante informar a mi audiencia de esta polémica por lo que de "histórica" tiene. Mañana, cuando se hable del iPhone, se hablará tambien de Zibri. Ambos van cogidos de la mano y han entrado por derecho propio en los libros de la "Historia Tecnológica del Mundo".

Yo personalmete me quedo con las elegantes formas que tiene Zibri de dar las gracias. Este tío me cae bien.