domingo, 15 de junio de 2008

Con un ojo en el OpenBook de VIA


Seguramente el netbook (mira que me cuesta usar el término), que más desapercibido está pasando es el OpenBook de VIA. Pese a que el NanoBook creó muchas espectativas en un inicio, principalmente por su rápida aparición después del Eee PC, en mis prospecciones en la Red he visto una diferncia abismal entre la información disponible de este modelo y el resto de ultraportátiles.

Bajo mi punto de vista, hay dos factores que están haciendo que, en cierto modo, nos olvidemos de él. O al menos, no le prestemos la atención que damos a otros, y que probablemente se merece.



El primer factor, justo el contrario del comentado anteriormente: su lenta aparición, al contrario que su hermano pequeño. Tenemos un mercado prácticamente inundado de ultraportátiles, con todo tipo de modelos, tamaños de pantalla, tipos de almacenamiento, ... y aún no hay nada tangible de la opción de VIA.

El segundo, en el que también está presente como referencia el anterior modelo de VIA, el bajo nivel de satisfacción alcanzado con el NanoBook. Como decía, despertó mucho interés, pero la inclusión del C7, la lentitud con que se manejaba y diversos aspectos de usabilidad en su diseño han hecho que su éxito haya sido haya sido relativamente bajo.




Pero no todo son aspectos negativos. La primera noticia en el microsite oficial del NanoBook es tan sólo de finales del mes pasado, cuando realizaron
su presentación oficial. Como decía, es tarde, pero aún ha pasado poco tiempo desde su presentación, lo que explica la falta de información en Internet.

Esperemos tener más noticias de aquí a poco. Pero desde luego, VIA ha de darse mucha prisa ya no en darnos noticias sobre él, sino en ofrecérnoslo físicamente en las tiendas. Y para eso, por desgracia, creo que falta algo de tiempo. No se cuánto, pero seguro que no aparecerá antes que el MSI Wind de MSI o el E de Dell.



Pero ¿por qué quiero que este modelo en concreto salga al mercado? Pues principalmnente, porque habrá maś competencia, y la competencia siempre es buena para el consumidor. Muchos de los modelos de los que estamos hablando se quedarán en el camino en muy poco tiempo, pero algunos sobrevivirán y tendrán un relativo éxito, al menos el suficiente para que este tipo de ultraportátiles se queden entre nosotros.

Además, quiero ver este modelo en las tiendas porque el OpenBook tiene algunas características definitorias que no tienen otros. Y es que si hay algo que tenemos que agradecerle a VIA es que no ha tenido miedo en innovar, en intentar destacar frente a los demás. Eso, para mí, es un acierto. Pero no estoy muy seguro de que lo hayan hecho de la forma adecuada.





La primera diferencia (y la que a mí más me interesa) ha sido de la que más se ha hablado: el compromiso con la filosofía libre de VIA y su publicación de los planos CAD de la carcasa del OpenBook (que están disponibles para su descarga con licencia Creative Commons en su microsite). El propio nombre de este portátil hace referencia a esa filosofía libre y abierta.

En principio puede parecer que liberar los planos de la carcasa es una nimiedad. Sin embargo es harto difícil conseguir que las compañías liberen información; no ya por el conocimiento que ésto da a sus competidores, sino porque esto significa pérdida de control en favor de sus usuarios. Y la pérdida de control suele causar incertidumbre. Sólo la confianza en sí mismas, la obligación por parte del mercado, las nuevas oportunidades de venta o, en algunos casos, la comprensión de la filosofía libre, han hecho que algunas compañías abran sus especificaciones y liberen información al exterior.

Históricamente, el compromiso, o al menos la implementación y colaboración con el mundo del software libre ha sido como mínimo, controvertida. Especialmente en lo que respecta al vídeo y los gráficos. Pero por suerte, parece que la cosa está cambiando, que ya se puede ejecutar Compiz tranquilamente sobre VIA, y que la compañía ha escuchado las voces de sus clientes potenciales y se ha decidido a dar mejor soporte libre de su hardware. Tampoco es que le quedaran muchas opciones, con Intel liberando especificaciones y trabajando en la reducción de consumo eléctrico, o incluso la reticente AMD/ATI abriendo poco a poco sus gráficas, además del apoyo en el código abierto por parte de IBM y otras empresas que trabajan "en otra liga".



La segunda diferencia son ese conjunto de pequeñas diferencias (valga la redundancia) que incluye el diseño de referencia de VIA, como la doble cámara: una "integrada" encima de la propia pantalla (mirando hacia el usuario) y otra opuesta en la parte exterior de la misma (apuntando en dirección opuesta).







He de decir que a mí, personalmente, esta elección no me convence demasiado. Primero, porque encarece el producto, obviamente. Pero segund, por una razón socio-psicológica: una cosa es que haya una cámara apuntando constantemente (aunque no esté encendida) la cara de quien usa el ordenador; pero otra cosa distinta es disponer de lo mismo, apuntando hacia los demás. Si habéis usado algún ordenador con una webcam integrada, seguro que habréis sentido el propio recelo de ese "ojo" que os vigila constantemente. Aunque sepais que no es así. Imaginad cómo se sentirá la persona que se os siente enfrente en la cafetería, la biblioteca, o cualquier otro sitio público, que no tiene la certeza de que "eso que le apunta" no esté funcionando realmente.

En todo caso, hay que tener en cuenta que el diseño del OpenBook simplemente es un diseño de referencia y que, sumado a que es abierto, puede sufrir cambios importantes, como menciona Sascha (de EeePCNews.de) en el video que teneis más arriba.



De hecho, en las especificaciones actuales del OpenBook se cita una
cámara dual rotatoria de 2 megapixels, y en la imagen de arriba teneis otro diseño sin cámara en la carcasa, lo cual no sé cómo deja las cosas exactamente. En esa misma página teneis las otras características interesantes, como la inclusión de hasta 2GB de RAM, aceleración de video por hardware (en FayerWayer citan "video HD"), red Gigabit, WiFi+Bluetooth (2 en 1) o WiFi+AGPS+Bluetooth (3 en 1), WiMax, EV-DO /W-CDMA y HSPDA como opciones de comunicación sin cables.

Mi opinión personal, que más que opinión es un sentimiento, es que el OpenBook es una opción más como el resto (pantalla de 9 pulgadas, resolución 1024x600, peso de 1kg ...), que se desmarca ligeramente en algunos apartados (webcam doble, AGPS, ...), que no llega a clavar lo que la mayoría de nosotros esperamos de estos dispostivos (falta algo de autonomía, touchpad minúsculo, ...) pero que tiene cosas muy interesantes (pantalla LED, WiFi+Bluetooth, ...) y el arma de la filosofía libre como carta de presentación.

En fin, no me quiero extender más en esta entrada, que ya de por sí es demasiado larga. Disculpas por ello, pero sirva a su vez como compensación por lo que no hemos publicado hasta ahora de este dispositivo.