lunes, 23 de junio de 2008

Citius, Altius Ubuntius


O traducido al román paladín: Más rápido, más alto, más Ubuntu.
;-)

Este pequeño latinajo que, a su vez, es un pequeño juego de palabras, me sirve para introducir simplemente un hilo en EeeUser.com del usuario teek, que viene a colación de dos cosas relacionadas que hemos mencionado en entradas recientes: el arranque rápido mediante SplashTop y la mejora en la velocidad de arranque en Ubuntu.

En este hilo, teek hace simplemente una introducción, pero muy completa, al problema de la aceleración del arranque en Ubuntu, pero desde el punto de vista específico del Eee PC. Es decir, teniendo en cuenta que la unidad de arranque es un disco de estado sólido, e intentando no modificar Ubuntu hasta el punto de personalizarlo demasiado y que cause problemas en futuras actualizaciones.

Para ello comienza utilizando BootChart, una utilidad que permite analizar gráficamente los elementos que influyen en el arranque, situándolos en el tiempo y comparando su utilización de disco y CPU.

A partir de ahí, se centra en modificar los scripts de arranque, para adaptarlos mejor a los datos obtenidos con BootChart. Después modifica el block device scheduler para adaptarlo a las características de la SSD y elimina usplash, el gráfico de "bienvenida" antes de llegar a la sesión GDM.

Es simplemente un inicio, y tampoco entra en mejorar el arranque de GDM y Gnome.

En definitiva, los resultados no son demasiado impresionantes. El tiempo total estimado de arranque hasta tener control en el sistema gráfico es de unos 60-65 segundos. Teniendo en cuenta que antes de llegar a GDM son unos 35 segundos, estamos dejando "sin tocar" unos 30 segundos, y sólo estamos actuando sobre 35. Con las modificaciones explicadas, se ganan en torno a 3 segundos o algo más, es decir, solamente un 5% del tiempo total. Aunque es cierto que hay poco espacio con el que jugar si la premisa inicial es no modificar el sistema lo suficiente para mantenerlo estable en actualizaciones.

Quede en todo caso como relato de la experiencia, y posible punto de partida para otras nuevas.