domingo, 23 de marzo de 2008

Ubuntu y Windows más amigos que nunca gracias a VirtualBox

El EeePC nos ha permitido a muchos "windowseros" conocer a Linux de una forma amigable. En mi caso creo haber atravesado ya la barrera del miedo a Linux y Ubuntu se ha convertido en un amigo más. Día a día voy aprendiendo cosas nuevas y mejorando mi técnica con éste sistema operativo. Actualmente tengo Ubuntu en todos los ordenadores que manejo, en casa son dos (EeePC y sobremesa), y en el trabajo otros dos (portátil y sobremesa).
Cuatro meses he necesitado para adaptarme, pero ya no pienso abandonar Linux.
He decir también que mis recien adquiridos conocimientos de Linux me han servido para manejarme con mi flamante AppleTV, que aunque no corre Linux, los comandos son similares.
Sin embargo existen agunas cosas que aún no es posible hacer sin Windows. Son dos o tres programas que me obligan a seguir con él, dos o tres programas muy importantes para mi entorno profesional, por lo que, como ya sabeis, me instalé una versión del Windows Embedded en una memoria USB y es lo que me ha estado sirviendo hasta el momento.
Pero he encontrado un método mucho mejor, al menos para mí. Se trata de, utilizando VirtualBox bajo Ubuntu, lanzar una máquina virtual de Windows XP. Empezó como un experimento. Creé un archivo de 3 Gb dedicados a la máquina virtual e instalé en ella un Windows XP Pro completo.
Ahora es todo mucho más fácil. Inicio el EeePC en Ubuntu y desde aquí lanzo el VirtualBox y la maquina virtual WindowsXP. No tengo por qué llevar una memoria USB de aquí para allá.
Os traigo un vídeo para que veais el efecto. Es lo que os recomiendo si deseais tener Ubuntu y seguir conservando Windows.
Os recuerdo que mi EeePC es de 8Gb, tres de los cuales los usa la máquina virtual.